Las Ventas | Vigesimosexta corrida de la feria de San Isidro Pablo Hermoso y Lea Vicens, Puerta Grande de distinto valor

  • El navarro cuaja una magnífica faena para la historia

  • La amazona francesa es premiada de manera generosa

  • Desigual encierro de la ganadería de El Capea

Pablo Hermoso de Mendoza y Lea Vicens en su salida a hombros de la plaza de Las Ventas. Pablo Hermoso de Mendoza y Lea Vicens en su salida a hombros de la plaza de Las Ventas.

Pablo Hermoso de Mendoza y Lea Vicens en su salida a hombros de la plaza de Las Ventas. / Rodrigo Jiménez / Efe

Comentarios 1

Los carteles de la Feria de San Isidro de Madrid contaban con la última corrida de rejoneo del abono con un mano a mano entre el maestro Pablo Hermoso de Mendoza y la amazona francesa Lea Vicens. Hermoso evitaba de esta manera el duelo con Diego Ventura que viene reclamando desde hace años el propio torero sevillano y la afición. El festejo se saldó con una faena cumbre de Hermoso de Mendoza, una obra maestra del arte ecuestre premiada con dos merecidas orejas.

Pablo Hermoso de Mendoza, con el peor lote, únicamente contó con un tercer cartucho válido para que explosionara su buen toreo. El rejoneador estuvo soberbio toreando con ritmo y temple y clavando con acierto y reunido ante este quinto toro, Bondadoso, un gran toro por su bravura, nobleza y galope. Tras un rejón de castigo con Alquimista, toreó con gusto de salida. Con 'Berlín' deleitó toreando de costado, cambiando hacia los adentros, impresionando con la hermosina y con varias pasadas hacia los adentros. Incendió los tendidos, con el público en pie tras una pirueta inverosímil por lo ceñida a lomos de 'Arsenio', que pasó sus patas por encima del testuz del astado. En el epílogo, con 'Pirata', se marcó la suerte del teléfono y un par a dos manos con sobriedad y categoría. Mató de rejón de efecto fulminante y no hubo dudas por parte de la presidencia para premiar con las dos orejas al rejoneador navarro.

Hermoso, con oficio, anduvo lidiador y acertado en banderillas, pero dio un mitin con los aceros ante el mansísimo primero, que llegó al final de la faena aplomadísimo y con el que pasó apuros en la suerte suprema.

Con el manso tercero, Hermoso, tras un rejón de castigo, no estuvo acertado a lomos de 'Disparate', marrando en una banderilla y sufriendo la cabalgadura un derrote. Con 'Donatelli' destacó en una banderilla al quiebro y con 'Alabama' prendió cortas. Mató mal.

Lea Vicens, muy lejos todavía de la maestría de Hermoso, se sumó a la salida a hombros cortando una oreja a cada uno de sus toros; en su segundo con la aportación generosa del público, que se mostró muy cariñoso con la amazona. Vicens realizó una gran faena al segundo toro, de buen juego. Tras un rejón de castigo, brilló a lomos de 'Bético' toreando a dos pistas y clavando banderillas de manera acertada, siendo ovacionada. Con otra al violín, continuó cosechando palmas. Ya con 'Deseado', destacó en un quiebro. Cerró prendiendo unas rosas. Y mató al primer envite de un rejón trasero. Ganó una oreja a ley, con petición de la segunda, que el presidente denegó.

Con el cuarto, un toro voluminoso, con 612 kilos, con brío de salida y que fue a menos, Vicens realizó un trasteo desigual en el que Gacela fue cogido, afortunadamente sin consecuencias. Tuvo varios desaciertos en banderillas y con las rosas. Y dio un mitin con los aceros.

Con el sexto, de buen juegto, Vicens consiguió los mejores pasajes sobre 'Diamante' en banderillas, con una al quiebro. Una faena en la que calentó al público con las rosas y que cerró con un rejón de muerte que cayó bajo que produjo derrame al toro. Hubo petición de oreja, que fue concedida por el presidente.

Pablo Hermoso de Mendoza, en su octava salida a hombros, y Lea Vicens, por primera vez, atravesaron a hombros la Puerta Grande de Las Ventas como reconocimiento a sus actuaciones, de distinto signo, quedando para la historia la magnífica faena de Hermoso ante el quinto toro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios