Javier Jiménez. Matador de toros "Torear tan poco es un reto para mejorar lo que he hecho"

  • El espartinero, que cerró su campaña con cuatro corridas, comienza 2019 –cumplirá un lustro de alternativa– dirigiendo su carrera directamente

El torero espartinero Javier Jiménez, este fin de semana, en Sevilla, tras la entrevista. El torero espartinero Javier Jiménez, este fin de semana, en Sevilla, tras la entrevista.

El torero espartinero Javier Jiménez, este fin de semana, en Sevilla, tras la entrevista. / José Ángel García

Comentarios 0

El diestro Javier Jiménez (Espartinas, 1990), tras una temporada que califica de transición y en la que ha sumado cuatro corridas, arranca 2019 dirigiendo su carrera directamente. En este año, en el que cumplirá un lustro de alternativa, que le concedió Enrique Ponce el 3 de mayo de 2014 en la plaza de toros de Sevilla, analiza su situación profesional en profundidad y apuesta fuerte por una etapa en la que, según sus palabras, comienza de nuevo.

–Javier, ¿por qué rompió con José Luis Peralta?

–Muchas veces los ciclos terminan. No hubo ningún problema personal. Al revés, somos muy amigos. Hacía falta un cambio para los dos.

–¿Qué tipo de apoderado busca?

–De momento estoy solo. Seré mi apoderado. Es complicado, pero es lo que toca. De los que han venido a buscarme no entraba dentro de mis planes y no he llegado a ningún acuerdo. Continuaré buscando.

–Su apoderamiento con Peralta, de manera independiente, ¿ha tenido un mayor coste?

–Estoy muy orgulloso. Me lo he ganado yo. Cuando no han rodado las cosas no he toreado. Donde hay que hablar es en el ruedo. No hay que quejarse.

–¿Cómo valora su temporada?

–Cortita y en ese sentido algo desesperante. Mis temporadas siempre han estado basadas en Sevilla y Madrid y este año no han salido las cosas como quería y hay que afrontarlo. Por todo eso le doy más valor a todo lo que he hecho anteriormente. Tengo que darle más importancia a lo conseguido. En una temporada incide la situación personal, el día a día, el que no lo ves claro o que no terminan de embestir los toros. En vez de venirme abajo, he visto que lo que he hecho anteriormente lo puedo volver a hacer. Ha sido una temporada de transición y para meditar.

"Mi profesión me gusta más que antes: tengo mayor convencimiento y entreno con más alegría"

–¿Cuál ha sido el balance?

–He toreado cuatro corridas. En Sevilla, Madrid, Tarazona de la Mancha y Zalamea la Real. La espada no ha funcionado como quería. Destaco dos faenas por su importancia. Una a un toro de Albarreal en Zalamea y otra a un toro de Adolfo en Tarazona.

–¿Cómo vislumbra 2019?

–Lo bueno que tiene el toro es que en diez minutos te cambia la vida. Eso lo he vivido en mis propias carnes. Este año le ha ocurrido a Emilio de Justo y a Octavio Chacón. El anterior sucedió con Pepe Moral y Ginés Marín y más atrás López Simón. Al maestro Espartaco, en una tarde le cambió la vida. Lo importante, como dice el padre de Espartaco, es que ‘el galgo esté preparado para cuando salgan las liebres’.

–Mientras tanto, ¿a qué se agarra?

–A la afición. Mi profesión me gusta más ahora que antes: tengo mayor convencimiento y entreno con más alegría.

–¿Con quién lo hace?

–Con mi hermano –Borja, matador de toros–, el padre de Espartaco y de vez en cuando echo algún rato con José Luis Peralta.

–De cara a este año, el segundo circuito está oxidado...

–Sí, claro. Ahora es más duro. Cobran más fuerza para el futuro Sevilla y Madrid, con más exigencia en el toro y por parte del público.

"Lo bueno que tiene el toro es que la vida te cambia en diez minutos. Eso lo he vivido en mis propias carnes"

–¿Qué recuerda de sus últimas actuaciones en estas plazas?

–En Madrid conseguí buenos naturales a un toro de Rehuelga, pero la faena por una cosa u otra no rompió. Y en Sevilla me llevé el lote más complicado de Torrestrella.

–Posibilidades para volver a estos cosos.

–Ya nos empezaremos a mover. No me puedo quejar. He dado motivos y siempre me han puesto.

–Torear tan poco ¿supone un bache?

–Es un bache y un reto para mejorar lo que he hecho hasta ahora.

–¿Y desde el punto de vista moral?

–Es duro. Pero veo las cosas de otra manera. Me reafirma en mi afición y en decir por dentro: "Sigue".

–¿Es más complicado el proceso de mentalización?

–Sí, claro. Tienes que quitarte muchos miedos. El primer paso es reconocerlo. Hay temas concretos, como la espada. Y luego está el miedo más importante, el miedo a fracasar.

–¿En qué etapa de su carrera se encuentra?

–Como si empezara de nuevo, a ganarme contratos.

–¿Y en su tauromaquia?

–De mayor madurez. Trabajo por mejorar.

–¿Cuál es el objetivo fundamental en su carrera?

–Lo que todo el mundo aspira: ser figura del toreo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios