Opinión Taurina

Sin novilladas no ha paraíso

  • Estos festejos no pasan por su mejor momento en una época en el que un mundo del toro ya está sufriendo demasiados ataques; las picadas han desaparecido de la práctica totalidad de las ferias

Novillada en el Coso de los Califas Novillada en el Coso de los Califas

Novillada en el Coso de los Califas / El Día

La temporada taurina sigue su caminar. El periodo estival es tiempo de fiestas y rara es la que no lleva aparejada algún divertimento de carácter taurino. Va en el sentir del pueblo español desde que España es España. Los toros, y todo lo que les rodea, es una señal de identidad española. A pesar de que no corren buenos tiempos para el llamado arte de Cúchares, todo se repite un año más. La feria en honor del santo patrón y con ello el consabido espectáculo taurino.

Pese a quien pese, el toreo continúa siendo algo inherente al ocio festivo de un país, de caracteres tan diversos como el nuestro, aunque por unos motivos u otros, en ocasiones más de carácter internos que externos, el toreo no pasa por su momento más álgido.

Las corrientes animalistas, de las que partidos sin escrúpulos y sin programa, pretenden arañar un puñado de votos, han hecho de la fiesta un enemigo a batir. Hoy la fiesta de toros no es políticamente correcta. Está en el punto de mira de esta sociedad, tan aséptica con la muerte, que nos ha tocado vivir. Por dentro de la fiesta en sí, los problemas son otros. Nos ha tocado una etapa de tecnócratas que solo piensan en el presente. Para ellos el mañana no existe. Solo viven el presente. De ahí es por lo que intentan arañar el último céntimo que se pueda. Poco les importa el futuro de la tauromaquia.

Para ellos el problema general es banal. No ven, y si lo ven miran para otro lado, los peligros que se ciernen sobre el torero. Nada les afecta. Solo imponen sus criterios, abusando de su poder, menoscabando el interés de los aficionados, a los que ningunean hasta la saciedad, lo que está llevando a que estos estén abandonando las plazas, hastiados del abuso de poder de los tecnócratas del sistema. Mientras tanto, un público ocasional, con una afición incipiente y muy elemental, va copando los tendidos, viendo y aceptando con beneplácito, el nuevo modelo de fiesta impuesto por el sistema en defensa de sus fines.

La renovación es necesaria en todo. En la tauromaquia también. Antes a un torero le bastaban cuatro o cinco temporadas buenas, para ser considerado una primera figura. Hoy hay toreros con más de diez años de alternativa a los que todavía se les espera ese paso adelante para hacer historia. Otros viven de las rentas de sus años cenitales. Pasó su momento, pero ahí siguen. Tratando, con el consentimiento de los tecnócratas que conforman los trust empresariales, de apurar hasta el último momento, cerrando con ello el paso a las nuevas generaciones que apenas tienen la oportunidad de reivindicar su nombre y, en ocasiones, su buen momento.

El principal pecado –la penitencia va a ser durísima– del momento actual es la falta de novilladas picadas. Cierto es que a través de las escuelas taurinas, los noveles comienzan su camino. Certámenes, bolsines, tentaderos a puerta abierta, cubren los primeros pasos de los que sueñan con ser toreros. Ahí no está el problema, aunque afloren muchos tejemanejes, que haberlos los hay, la dificultad comienza cuando estos chicos, una vez superado el primer filtro, deciden dar el paso y convertirse en matadores de novillos-toros.

Las novilladas picadas, salvo Madrid y Sevilla, han desaparecido de la práctica totalidad de las grandes ferias. También de las plazas de menor categoría. Donde antes se organizaba un festejo de este tipo, hoy se organiza una corrida de toros. La presión fiscal es la misma, se argumenta desde el sistema, y ante ello mejor organizar una corrida que un festejo menor. Nadie mira el escalafón novilleril.

¿Recuerdan a Marta Reillo? Sí, la maletilla que causó sensación en Ciudad Rodrigo. Pues a pesar de que le prometieron El Dorado, no ha toreado ni un solo festejo tras la repercusión mediática que tuvo. ¿Es normal? No. Como tampoco lo es que el escalafón novilleril, a día de hoy, lo encabece a estas alturas un espada que suma tan solo diez festejos, como es el caso de Javier Orozco. Ferias y ferias que han prescindido de una novillada con picadores como era de costumbre. La culpa, según dicen, la tiene la presión fiscal, a lo que hay que añadir que también la poca vergüenza de empresarios sin escrúpulos.

Es por ello por lo que hay que agradecer a localidades como Arnedo, Calasparra, Algemesi u otras que velen por las novilladas picadas, que son las que de verdad pueden traer aire fresco a la fiesta. En nuestra Córdoba pudo ser Montilla. ¡Cómo se añoran sus novilladas de lujo! Pero entre unos y otros se las cargaron y hoy son solo son un bonito recuerdo. Córdoba, como siempre, a lo suyo. Solo desidia y abandono. Pareció que la concentración que organizó el Círculo Taurino podía encender la mecha para reivindicar muchas cosas, pero al parecer la mecha era corta y finalmente la bomba no explotó. Las cosas de Córdoba.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios