UD Almería

La COVID y las lesiones avisan al Almería

  • Los rojiblancos comienzan el año con demasiadas bajas para una plantilla no demasiado amplia

  • Aunque el mercado invernal suele ser poco rentable, hace falta mayor profundidad de vestuario para la segunda vuelta

Sousa salta al césped en la segunda parte. Poco después se retiraría lesionado.

Sousa salta al césped en la segunda parte. Poco después se retiraría lesionado. / JAVIER ALONSO (ALMERÍA)

En vez de oro, incienso y mirra, los Reyes Magos han sido perversos con el Almería y le han traído Copa de África, cuarentenas por COVID y lesiones musculares. Después de una primera vuelta prácticamente inmaculada, con números de récord y un rendimiento soñado del equipo, ha sido llegar el 2022 y más que piedras, aparecer peñones en el camino.

Está claro que no hay que volverse loco. El equipo se había tejido una malla de seguridad y ahora mismo dispone de ella, incluso con un partido aún por jugar frente al Lugo. Duele precisamente eso, el trato discriminatorio con respecto al último encuentro del pasado año, pero hay que aparcar la rabia y mirar al futuro para sortear los problemas que ahora mismo van a aparecer. Y los primeros han afectado en un momento en el que si no solución, sí que por lo menos se pueden tapar con parches.

Como frente al Cartagena, de cara a visitar este fin de semana Las Palmas Rubi va a tener bajas sensibles e importantes. La más preocupante es que no va a disponer de un nueve puro. Con Sadiq en la Copa de África, parecía la oportunidad idea para Sousa y Juan Villar. Pero llegó el choque de Copa del Rey, un estorbo en estos momentos, y fue el rosario de la aurora. Lesiones musculares de los dos arietes [a las que hay que unir la de Makaridze] que dejan al ataque indálico en pañales. Un golpe importante en la línea de flotación rojiblanca, que anímicamente afectó a los jugadores en el propio duelo frente al Elche, puesto que desde que se retirara Sousa a falta de veinte minutos, la mente del equipo se había ido completamente del césped.

El mercado abre su ventana

El aviso es importante, hay que saber escucharlo y analizarlo. Rubi apostó por una plantilla pequeña, donde todos sus miembros se sintieran importantes y no hubiera que dar una interminable lista de bajas cada fin de semana. Sin embargo, la situación ahora ha cambiado por dos factores: los compromisos internacionales y las bajas, sean por tema muscular o de cuarentena. Ante ello, el Almería estudia bien el mercado para ver si puede encontrar piezas que eviten que los engranajes del equipo se resientan.

Es cierto que el mercado invernal suele ser muy poco provechoso, nadie se desprende a estas alturas de un futbolista que marque diferencias, salvo que haya pago de cláusulas. Y el Almería tampoco está en disposición de hacer una gran operación. Más bien, se tratará de buscar alguna parecida a la que se intenta con Timor: futbolista de superior categoría, que se sienta atraído por el proyecto y que Rubi conozca bien, y cuyas pretensiones económicas sean asumibles. De momento se trabaja en la incorporación del centrocampista, aunque hay más equipos que también lo quieren.

Igual que se busca a un centrocampista, también se mira algún delantero que complete la punta con Sadiq y Sousa, puesto que desgraciadamente Juan Villar no termina de coger regularidad ante tanta lesión. El onubense sería un hombre importante en esta segunda vuelta si físicamente se encontrara a tope. El trabajo de la secretaría técnica y del cuerpo técnico es ahora complicada, puesto que hay que buscar alguna incorporación sin romper la buena armonía existente en el grupo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios