UD Almería

Ilusión desbordada entre la afición en el Mediterráneo

  • Ante el Girona se vivió uno de los mejores ambientes que se recuerdan, en martes y con 11.000 almas

Varios pequeños y fieles aficionados rojiblancos, asiduos del Fondo Norte. Varios pequeños y fieles aficionados rojiblancos, asiduos del Fondo Norte.

Varios pequeños y fieles aficionados rojiblancos, asiduos del Fondo Norte. / Javier Alonso (Almería)

Los más viejos del lugar, esos que conservan su abono desde la etapa del Juan Rojas, no daban crédito a lo que veían sus ojos: más de once mil personas un martes por la tarde en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. La ilusión ha llegado a la Unión Deportiva Almería y lo ha hecho para quedarse.

La nueva propiedad no solo le ha dado la vuelta como un calcetín al equipo con los fichajes acometidos, sino que también está recorriendo los pasos necesarios para recuperar esa masa social que el club un día tuvo y poco a poco fue desencantándose, primero con los palos económicos recibidos en los precios del carné tras el ascenso de Emery y luego con las tres campañas en las que se rozó el descenso a Segunda B.

La desidia de los últimos años de gestión de Alfonso García pesó mucho en el ánimo colectivo, que al calor de la inversión acometida por Turki Al-Sheikh y su cohorte de asesores está subiéndose de nuevo al carro indálico.

La mejor muestra fue palpar el ambiente que se respiró en el duelo ante el Girona, con los seguidores volcados desde el primer minuto (ya no solo la Grada Joven), la ovación concedida a Sekou por su doblete con gran parte del graderío puesto en pie o que nadie se fuera hasta el pitido final, en lo que también influyó, y mucho, que hasta entonces no se anunciase el nombre de los ganadores del sorteo de los coches. Porque ese es otro atractivo más que la nueva propiedad está sabiendo explotar a su favor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios