La consulta del especialista

Las dos caras de una misma moneda

  • El actual sistema del Almería tiene virtudes, pero también un gran riesgo, depende en exceso de los laterales

Ataque del Logroñés. Ataque del Logroñés.

Ataque del Logroñés. / LaLiga

Dos maneras de perder por uno a cero, dos maneras de jugar y dos maneras de presionar. Fue ante un líder y frente a un equipo en descenso hasta el momento de comenzar el choque en Las Gaunas. Pero no se le encerró en su área con fútbol preciosista a uno de los colistas y se naufragó ante el poderoso líder, sino lo contrario. Por eso no conviene perder el norte, como estoy detectando en numerosos aficionados. Si se pudo dominar a los dos primeros rivales desplegando un gran fútbol, tampoco se puede caer en la desesperación a las primeras de cambio.

El actual sistema del Almería tiene virtudes, pero también un gran riesgo, depende en exceso de los laterales. Si estos no cubren gran parte de su banda el equipo cojea, porque la superioridad que se pretende crear se basa en que los dos laterales cumplan múltiples funciones, defensivas y ofensivas. En Las Gaunas ni Balliu ni Akieme pudieron incorporarse al ataque, una de las grandes diferencias con respecto a los dos primeros encuentros. Al no de disponer de profundidad alguna, fue harto complicado superar al Logroñes por el centro, máxime cuando el mal estado del terreno de juego no fue el mejor aliado para ese fútbol de toque que sí triunfó en los dos primeros choques y que los de José Gomes han demostrado saber realizar. Todo ello conllevó más comodidad y confianza para el adversario conforme pasaban los minutos. Los desaciertos resaltaron aún más por la falta de una presión intensa y ordenada de los amarillos (horrible equipación), que sí salió a relucir ante el Lugo y el Sporting.

Algunas individualidades no lograron minimizar lo expuesto, más bien al contrario. La nueva pareja de centrales por mor de las obligadas ausencias de Maras y Cuenca no dio la talla, sobre todo en un aspecto fundamental para el esquema de José Gomes, la salida de balón desde la zaga. Peybernes no dio una a derechas a la hora de construir los cimientos de cada jugada, anulando la supuesta ventaja que pretende crear Gomes en la parcela central. Por otra parte Villalba fue una máquina de perder balones en la construcción ofensiva. Tras el descanso se intentó revertir la situación con jugadores de talento como Carvalho y Robertone, pero no se les puede pedir mucho más a ambos centrocampistas cuando hace unas dos semanas ni siquiera habían arribado por estos lares. Demasiados inconvenientes para puntuar, aunque el rival fuera un conjunto tan limitado como voluntarioso.

Aunque a punto se estuvo de salvar los muebles por parte de una de las esperanzas de la aciaga tarde. A Sadiq se le vislumbra un potencial enorme, bestial (admito que en principio sus videos del Partizan me dejaron frío), y por poco arregla el desaguisado. Se le ve sobrado para la categoría.

Acerca de la presentación del pasado jueves, varias puntualizaciones: la puesta en escena fue sencillamente espectacular, emocionante para cualquier rojiblanco de pro, pero me generó dudas la fase 2 de la remodelación del estadio, al conservar gradas donde la visión actual es deficiente. Siendo un neófito en la materia, ¿no sería mejor derribar la preferencia con el fin de construir una nueva más cercana al terreno de juego? Con los fondos pasa lo mismo. En consecuencia, el terreno de juego se situaría sobre parte del actual espacio que cubre la pista cerca de tribuna. Faltó al magno acto el responsable del proyecto para que lo detallara y se le preguntara alguna duda...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios