El Acta de Vivancos

Ni los más viejos del lugar

  • Esto no para, y el encuentro frente al Valladolid del sábado es de siete puntos

Aficionados rojiblancos en las gradas.

Aficionados rojiblancos en las gradas. / LaLiga

Sólo un equipo en la historia de Segunda, el Elche, obtuvo más puntos que la UDA en la jornada 16. Fueron 38 los puntos conseguidos por los ilicitanos en la temporada 12-13, uno más que la actual UDA, si bien esa marca la pueden superar los rojiblancos si vencen el próximo sábado al Valladolid, ya que el Elche empató en la siguiente jornada. Al final, el Elche ascendió de forma directa y fue campeón. Con esta introducción numérica nos podemos situar con mayor precisión en el actual contexto, de cara a valorar la temporada que el conjunto de Rubi está realizando. Una de las claves se sustenta sobre un dato irrefutable, los tantos encajados. Ni los más viejos del lugar recuerdan una UDA con tan pocos goles en contra, otro récord a estas alturas, en este caso rojiblanco.

Tras dos temporadas de altos y bajos, las dos primeras de Turki, en las que el talón de Aquiles de ambos proyectos partió de la debilidad defensiva, el cerrojo echado a la portería de Fernando se sustenta en la organización defensiva de todo el conjunto, haciendo hincapié en la muralla protectora del centro del campo con De la Hoz y Samú, así como en la seguridad del propio Fernando en las pocas intervenciones que últimamente está teniendo que realizar. Si a esta virtud, germen de cualquier éxito deportivo en equipo, se le suma la dinamita y efectividad de los componentes más ofensivos, el cóctel resulta ser de lo más explosivo. Y todo lo expuesto sin el concurso de jugadores que se creían fundamentales, como Akieme, Robertone o Ramazani, amén del descanso de Sadiq ante el Mirandés y su sanción para el choque de Ibiza. El único peligro que se vislumbra en el horizonte podría partir de la extensa ventaja en la clasificación, que otorga tranquilidad, en el caso de que se presentara una mala racha. Tendrían que estar preparados los integrantes del plantel rojiblanco, si sobreviniera un cambio de rumbo. O sea, el único enemigo actual de la UDA, es la propia UDA. Al son de la melodía del líder, resuena la incontestable figura de Samú Costa, que por momentos me recuerda a Felipe Melo. El portugués, de 20 años, asombra. Presiona, distribuye, defiende, ataca, dispara y ante el Ibiza, ni siquiera recibió tarjeta amarilla, por lo que estará disponible para el importante choque ante el Valladolid. Si como Rubi comentó hace días, pudo cortar de raíz cualquier ambiente enrarecido que él mismo vivió en las postrimerías de la pasada campaña, un diez merece el entrenador catalán, porque el triunfo final nace de la unión del vestuario y de la continuidad de gran parte de la plantilla.

Esto no para, y el encuentro frente al Valladolid es de siete puntos, los tres que se pueden lograr ante un rival directo, que a la vez no sumaría, e incluso el posible average particular. Por cierto, aquella temporada a la que aludí al comienzo de esta acta, la 12-13, fue la del ascenso de la UDA con Javi Gracia, de la que fue testigo directo Rubi, al entrenar al Girona en esa misma campaña y presenciar, como entrenador visitante, el ascenso de la UDA en el Mediterráneo. Las vueltas que da la vida...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios