Vivir

Acompañamiento al final de la vida

  • Expertos del hospital San Juan de Dios en Barcelona comparten en Cruz Roja Almería conocimiento sobre espiritualidad para mejorar la intervención clínica

Acompañamiento al final de la vida. Acompañamiento al final de la vida.

Acompañamiento al final de la vida.

Cruz Roja Española en Almería está desarrollando el curso de acompañamiento espiritual en clínica dirigido al personal sanitario de cuidados paliativos del Hospital Universitario Torrecárdenas, voluntariado y equipo técnico del Programa de Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas financiado por Fundación La Caixa que en Almería lo desarrolla el equipo de atención psicosocial de Cruz Roja.

Mario Gabriel Ciccorossi, pedagogo y Pau Miquel, psicólogo, ambos del Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER) del Hospital Sant Joan de Déu han compartido su conocimiento y experiencia con los participantes con el fin de “mejorar para generar una red a nivel estatal de personas referentes en espiritualidad en clínica para crecer juntos”, según ha explicado Pau Miquel. Los dos expertos destacan la elevada participación de los asistentes al curso en Almería un lugar donde “se puede compartir para crecer”, reconoce Mario Gabriel Ciccorossi.

La atención espiritual clínica en España comenzó hace relativamente poco tiempo, en concreto 10 años cuando la Sociedad Española de Cuidados Paliativos marcó un nuevo rumbo incorporando modelos anglosajones que asumieron los equipos de atención psicosocial, EAPS, de La Caixa en un programa de atención psicosocial que incluyó la dimensión espiritual. Desde hace unos años, el Hospital San Juan de Dios en Barcelona impulsa la integración de la espiritualidad en el ámbito de las instituciones sanitarias.

Los dos profesionales que impartieron el curso. Los dos profesionales que impartieron el curso.

Los dos profesionales que impartieron el curso.

Países anglosajones, Canadá y EEUU son referentes en este ámbito ya que la diversidad religiosa y la espiritualidad están muy arraigada en la sociedad y ahora “en España se va avanzando en ese camino dejando atrás el trabajo anterior porque la diversidad cultural, el pensamiento y la emancipación del ser humano, con o sin la religión, nos obliga a una reactualización permanente para que la espiritualidad esté a la altura de las circunstancias y permita afrontar las crisis” reconoce el pedagogo Mario Gabriel Ciccorossi.

“Nosotros abordamos este tema desde un lugar especial, hospital materno-infantil, para hacer una buena intervención clínica y dar respuesta a la enfermedad o la muerte de un hijo. Situaciones extremas donde el acompañamiento espiritual a veces es solo saber estar en silencio con una presencia que llene el dolor y la angustia que provoca la muerte de un hijo”, destaca Ciccorossi.

El pedagogo expone que “la espiritualidad es una dimensión del ser humano que siempre ha estado ahí, pero durante mucho tiempo ha sido canalizada por las religiones y en la actualidad, aunque no se prescinde de ellas, cada uno tiene autonomía para decidir cómo afrontar situaciones de crisis como la muerte”.

Y es que la muerte, el gran tabú de la humanidad, ha sido el tema que ha hecho pensar al ser humano, sobre quién soy, de dónde vengo y hacia donde voy. Son las grandes preguntas de la filosofía que tienen que ver con la espiritualidad y con hacer una pedagogía adecuada de la muerte.

Mario Ciccorossi hace una importante reflexión acerca de que “la persona que entiende la muerte como una realidad construye una escala de valores distinta porque la muerte existe, es la otra cara de la vida y es una manera de dar valor a la vida. Si hacemos frente a esta realidad, que no podemos evitar, nos ayudará a vivir intensamente”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios