Vivir

Amigos Taurinos de Almería entrega sus distinciones de la temporada más atípica

  • En un acto íntimo y con el límite del aforo permitido, A.T.A. reconoció este año a Casa Rafael, Manuel Cuesta, Rosario Pérez y a Eduardo Marín

Manuel Cuesta recogió el premio 'Sol de Oro Relampaguito' por su servicio en la plaza de toros. Manuel Cuesta recogió el premio 'Sol de Oro Relampaguito' por su servicio en la plaza de toros.

Manuel Cuesta recogió el premio 'Sol de Oro Relampaguito' por su servicio en la plaza de toros. / D. A.

Los Amigos Taurinos de Almería celebraron, hace unos días, la entrega de distinciones y reconocimientos de la temporada 2020 para decir adiós al año reconociendo a las personas que mantienen viva la afición y su compromiso con la Fiesta Nacional.

El primero de los galardones que entregó la peña taurina fue para 'Casa Rafael'. Este establecimiento hostelero es todo un referente gastronómico en nuestra provincia. En esta crisis sanitaria ha destacado por contribuir con un gran gesto generoso y solidario. Y es que las instalaciones de Casa Rafael con su chef al mando de los fogones abrieron sus puertas para que un grupo de cocineros y empresas pudieran cocinar solidaridad. Cientos de menús diarios para familias en situación de vulnerabilidad que su situación se ha visto agravada por la pandemia.

Así, el 'Lance de Oro Paco Urrutia', en su VII edición, recayó en el citado restaurante. Recogió el galardón Rafael Calatrava, gerente del establecimiento. Entregó el premio José Escámez Ruano, miembro de la directiva de A.T.A.

El siguiente galardón entregado fue 'Banderillas de Oro Gran Hotel Almería', en su segunda edición, el cual recayó en Eduardo Marín. Y es que, como la propia asociación reconoció, "a veces el tiempo puede llevarse todo, menos los recuerdos, vivirlos es disfrutarlos dos veces. Esos recuerdos que tenemos bien guardados, Amigos Taurinos de Almería ha querido sacarlos". Eduardo Marín Ruano fue niño de una afición desmedida por los toros. Tenía un sueño: ser torero. Con diez años trepaba por la tapia de un cortijo colindante con la Plaza de Toros de Almería para observar con detalle los toros que se lidiaban tarde a tarde en la Feria. En 1961 se presentó oficialmente la Escuela de Frentes Juventudes, todo un acierto porque de ahí salió lo más granado de toreros de la época, entre ellos Ramón Magaña, junto con Eduardo Marín y otros alcanzaron tal éxito que fueron reconocidos por Ulpiano Díaz, representante de la Empresa Chopera y el doctor Domingo Artés.

La distinción 'Tinta sobre Blanco' fue para Rosario Pérez, quien no pudo recoger la misma por las restricciones. La distinción 'Tinta sobre Blanco' fue para Rosario Pérez, quien no pudo recoger la misma por las restricciones.

La distinción 'Tinta sobre Blanco' fue para Rosario Pérez, quien no pudo recoger la misma por las restricciones. / D. A.

Por todos los años vinculado a la Fiesta Nacional, Eduardo Marín recogió su premio de manos de Manuel del Águila, también miembro de la Junta Directiva de A.T.A.

Por su parte, el premio 'Tinta Sobre Blanco Antonio Sevillano', en su novena edición, recayó en Rosario Pérez. Ella es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, redactora del Diario ABC en sus páginas taurinas. Excelente cronista en artículos y biografías de figuras del toreo, además de ser muy querida en los medios de comunicación por su talento con la pluma. Amigos Taurinos de Almería quiso reconocer a la periodista taurina con la distinción pluma y arte. El propio Antonio Sevillano, colaborador de Diario de Almería, fue quien hizo entrega del galardón Antonio Berenguel, secretario de A.T.A. ante la imposibilidad de asistencia, en esta edición, de la cronista, a la cual se le entregará el trofeo cuando las circunstancias sanitarias lo permitan.

El último galardón entregado fue el 'Sol de Oro Relampaguito' a la cultura taurina. Este fue a parar, en esta edición, a Manuel Cuesta González, con tora rotundidad, un grandísimo aficionado. Aquel niño que tomaba clases de aritmética en la conserjería de la plaza de toros y que disfrutó jugando en las dependencias de esta propiedad, ha desempeñado actividades de letrado en sindicatos, abogado de la Delegación de Industria y funcionario del Ministerio de Hacienda, además de ocupar la presidencia en la Junta de Obras del Puerto.

A una edad muy temprana comenzó una responsabilidad trascendente que marcaría su vida, ser gerente de la plaza de toros de Almería aconsejado por sus padres y familia Cuesta. Ha tenido la oportunidad de vivir todas las transformaciones del coqueto redondel iniciado en los años 50 para que el inmueble se recuperase de los muchos daños sufridos como consecuencia de la guerra, las reformas interiores que se han ido sucediendo posteriormente en chiqueros, palcos, tendidos, enfermería y capilla, presidida por la imagen de la Patrona de la ciudad. Una labor de mimo y cuidado para que el monumento circular que preside la Avenida de Vilches mantenga intacta la elegancia y el fin para el que se construyó esta joya arquitectónica centenaria.  Al frente del Coso almeriense ha desempeñado una labor impecable su talante de buena disposición con los empresarios vascos dio lugar a buenas relaciones de amistas con la Empresa Martinez Flamarique, pasando hasta tres generaciones de la misma.

Por todos esos años dedicados a la Fiesta Nacional, en cuerpo y alma, el Son de Oro 'Relampaguito' a la cultura taurina de este año 2020 fue para el citado Manuel Cuesta. Entregó el galardón José del Águila, miembro de la Junta Directiva de A.T.A.

Con ello concluyó este íntimo pero importante acto que cada año pone el punto y final a la temporada de Amigos Taurinos de Almería. Este año, con motivo de la crisis sanitaria, una temporada atípica que, a buen seguro, acabará pronto. Con esos mejores deseos, para todos los asistentes y familiares, concluyó este acto una vez más en la voz de Rocío Berenguel de forma sublime. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios