Vivir

La Semana Santa dinamiza la ciudad

  • La Semana Grande genera a la capital de Almería un impacto económico de 11 millones de euros

  • El alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, presentó el estudio elaborado por el Colegio de Economistas y la Universidad

Presentación del informe sobre el impacto económico de la Semana Santa de la capital de Almería. Presentación del informe sobre el impacto económico de la Semana Santa de la capital de Almería.

Presentación del informe sobre el impacto económico de la Semana Santa de la capital de Almería. / diario de almería

El turista medio que visita la Semana Santa de Almería es joven, proviene del resto de España, ha llegado a la ciudad por carretera y viene a menudo a la ciudad. Viaja en pareja o en familia, buscando principalmente el descanso y el buen clima. Se aloja en hoteles o en casa de familiares o amigos. Y permanece aquí casi una semana. Este es el perfil de las personas que visitan la ciudad durante estas fechas señaladas, según se recoge en el Estudio elaborado por el Colegio de Economistas y la Universidad de Almería para el Ayuntamiento de Almería. El dato más importante, como anunció el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, en la presentación, es que "la Semana Santa genera un impacto económico de 11 millones de euros para Almería".

Esta cifra se divide entre el impacto económico directo total generado, que es de 8,3 millones de euros (compuesto por un 9% por la inversión directa de Ayuntamiento y Cofradías, 3% por vecinos de otros municipios o turistas que no pernoctan, 29% por los residentes y 59% por turistas), y el impacto económico indirecto (teniendo en cuenta el valor añadido generado por el gasto anterior en diferentes sectores de actividad), que es de 2,6 millones de euros.

El estudio refleja que la experiencia del viajero en estas fechas es muy positiva

El Estudio sobre el Impacto Económico de la Semana Santa refleja que la experiencia del viajero en la ciudad es muy positiva: Se acerca a ver las procesiones, valora muy positivamente su estancia entre nosotros, "destacando la relación calidad/precio, la oferta gastronómica y el buen trato y la amabilidad recibidos por parte de los almerienses", explica Ramón Fernández-Pacheco. Y más de un 20% de los turistas entrevistados proceden de diferentes países europeos y del resto del mundo.

El alcalde manifestó que "la Semana Santa es objetivamente buena para Almería. Cada Semana Santa, los almerienses salimos a la calle a admirar la belleza, la creatividad y el amor por las tradiciones que transmiten, en cada paso y en cada procesión, todas y cada una de las 26 Hermandades y Cofradías de Almería. Más de 15.000 cofrades trabajan durante todo el año para hacer de esta semana, una festividad llena de tradición, pasión, devoción y cultura". Y añade que "a su vez, la Semana Santa se ha convertido en un innegable atractivo turístico tanto para los almerienses, también los de la provincia, como para los visitantes de otras regiones y provincias de España y, también, para viajeros de distintos puntos del mundo".

El estudio fue coordinado por José Céspedes Lorente, Carlos Cano Guillén, David Uclés Aguilera, Ana María Moreno Artés, Joaquín del Águila Quesada y María Dolores Haro Gil. La presidenta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almería, Encarnación Molina, agradeció "el apoyo que está mostrando el Ayuntamiento para el crecimiento de la Semana Santa y de las hermandades y cofradías de Almería", mientras que la presidenta del Colegio de Economistas, Ana Moreno, ha afirmado que "entre las funciones del Colegio está la colaboración con la sociedad, por lo que estamos muy satisfechos de poder participar en el estudio".

Los datos pormenorizados del estudio, realizado en base a la Semana Santa de este año 2018, muestran que los establecimientos hoteleros de la ciudad han tenido una ocupación media de 85% durante la Semana Santa, lo que representa un incremento de ocupación de un 10 a un 25 %, según el tipo de establecimiento, sobre la media anual. Y no solo viene más gente, sino que su estancia se prolonga por más días que en un mes de marzo sin procesiones. Los días festivos y la gran cantidad de gente en la calle para ver los desfiles procesionales "incrementan la facturación de bares y restaurantes en porcentajes que oscilan entre el 10 % y el 50 %".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios