Vivir

Cajas de música difíciles de parar

  • Los hermanos Ángel, desde Francia, y Carlos, desde la casa familiar en Almería, graban ‘You are a love song’, una canción íntima alejada del electro-pop de su época con Music Box

Cajas de música difíciles de parar Cajas de música difíciles de parar

Cajas de música difíciles de parar

Ángel y Carlos Salazar son dos hermanos almerienses que hace algunos años conformaron el grupo Music Box, con un registro musical enfocado al electro-pop. La vida les llevó fuera de casa. Ángel, profesor de composición y producción que ha participado poniendo banda sonora a varios cortometrajes que han ganado premios así como en anuncios o documentales, se estableció en Annonay (Francia), donde tiene un estudio creativo. Carlos comenzó sus estudios, habiendo iniciado una nueva etapa en Lisboa (Portugal) apenas unos días antes del confinamiento, que ha optado por pasar en la casa familiar en Almería. Esta semana han presentado por redes sociales una nueva canción, ‘You are a love song’, muy alejada de aquel registro musical y con un tono mucho más íntimo y adulto.

“En Music Box buscábamos divertir y divertirnos. Hacíamos canciones que hablaban de salir de fiesta y mundos diferentes. Con el paso del tiempo, comencé a componer por mi cuenta”, comenta Carlos, el menor de los dos (29 años). “Antes, generalmente, mi hermano Ángel (37) componía casi todo y yo creaba la melodía vocal y letra. Tenía ganas de hacer algo más íntimo y con mi primer EP el tema central era el dolor y el registro melancólico. Es la cicatrización del dolor. No sé lo que vendrá después, pero la tendencia es ir hacia el buen rollo”, añade.

‘You are a love song’ “es una canción sobre no pedir perdón por quien eres, muy diferente a no aceptar tus propios errores. Ambas cosas forman parte de la idea de crecimiento personal. Canta a la valentía y como debemos aceptar nuestro propio camino sin compararnos con los demás”, explica Carlos.

“No somos las mismas personas que éramos entonces. Ángel es un músico con un don atroz y yo he empezado a sentirme cómodo componiendo. Hemos crecido artísticamente”, añade. La familia y la música les une, por eso, “siempre que coincidimos en el espacio hacemos directos, aunque sean solo para la familia”.

El proceso de grabación lo inició Carlos enviando una maqueta con voz y guitarra. “A partir de ahí”, explica Ángel, “estructuramos la canción y decidimos qué instrumentos íbamos a utilizar. Cada uno desde su casa graba su respectivo instrumento utilizando la misma configuración en el editor de sonido. Durante esa grabación se realiza la grabación de video, utilizando en nuestros respectivos móviles la misma configuración. Una vez grabado video y audio yo me encargo del mix, la sincronización y el montaje”.

Un primer vídeo que ya está circulando en redes sociales y al que seguirá otro. “Es el plan y de momento está en proceso. El hándicap es que no contamos con ninguna ayuda salvo nosotros mismos, y eso es un reto”, comentan, a la vez que afirman que se han planteado la opción de grabar conjuntamente un disco cada uno desde su domicilio. “Pero quizás pasemos a otro registro diferente. Pronto habrá novedades”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios