Vivir

Javier Fuster crea la receta ‘Sabor a Almería’ en homenaje a la Capitalidad

  • Es el tercer año consecutivo que el cocinero serrano ofrece creaciones destinadas a Almería 2019

Javier Fuster crea la receta ‘Sabor a Almería’ en homenaje a su capitalidad. Javier Fuster crea la receta ‘Sabor a Almería’ en homenaje a su capitalidad.

Javier Fuster crea la receta ‘Sabor a Almería’ en homenaje a su capitalidad.

El chef Javier Fuster vuelve a presentar un plato conmemorativo de una efeméride gastronómica. En esta ocasión, ha creado lo que ha denominado ‘Sabor a Almería’ para celebrar que esta localidad andaluza ha sido nombrada Capital Gastronómica de España para 2019.

Aprovechando este galardón, Fuster ha decidido crear un plato que represente la cocina almeriense, para lo cual ha estudiado la tradición culinaria de esta provincia y ha aunado en una sola propuesta tradición y vanguardismo, ya que le ha aportado toques de innovación que sólo están al alcance de los chefs de altura. ‘El Chef de la Sierra’, como también es conocido este cocinero, ha explicado la forma de componer este producto. Se trata de un Ferrero Rocher de gallo pedro sobre ajoblanco, tierra de migas almerienses, tabernero y miel de pimentón.

Para el ajoblanco ha utilizado los ingredientes tradicionales, como 2 ó 3 ajos, un vaso de aceite de oliva virgen extra, dos vasos de leche, pan, un puñado de almendras, vinagre y sal. Para su elaboración se remoja el pan con el vinagre, se trituran las almendras y los ajos, se añade el pan remojado en vinagre, la leche y la sal, y se tritura en un robot de cocina a velocidad, añadiendo el aceite a hilo hasta que quede una crema parecida al alioli.

El chef Javier Yuste, encargado de elaborar la receta. El chef Javier Yuste, encargado de elaborar la receta.

El chef Javier Yuste, encargado de elaborar la receta.

Para las migas, se usa medio kilo de harina, tres dientes de ajos, sal, una cucharada de aceite y medio litro de agua. Tras calentar el aceite en una sartén honda y sofreir los ajos, se retira la sartén del fuego para dejar enfriar y poder añadir medio litro de agua, un poco de sal y espolvorear la harina. Se vuelve a poner la sartén al fuego y se añadiendo harina poco a poco sin dejar de remover. Se continúa removiendo durante unos 20 minutos hasta dejar bien ‘suelceticas’ las migas, según indica el chef. Se deja enfriar y se pasa por un robot de cocina en velocidad turbo para hacer la tierra de migas.

Para el tabernero se necesita un pimiento verde, media cebolla, tres dientes de ajo, dos cayenas, 100 gramos de tomate triturado, sal y aceite de oliva virgen extra. Para su elaboración, se pica todo en brunoise; en una sartén se añade una cucharada de aceite de oliva virgen extra y los ajos; cuando estén dorados, se suman los pimientos, la cebolla y la cayena. Tras sofreir cinco minutos el tomate y la sal, y se deja hervir hasta que el tomate se haga. De igual manera, se prepara la miel de pimentón y el Ferrero Rocher de gallo pedro.

Para el emplatado final, Fuster ha utilizado un plato gris de mármol para rendir también homenaje a la riqueza marmórea de la zona almeriense Macael. Se dispone la tierra de migas, sobre ellas el tabernero y el Ferrero Rocher de Gallo Pedro; por los lados con una cuchara se coloca el ajo blanco y por encima se derrama la miel de pimentón con trazos irregulares. Se culmina con unas flores secas de maíz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios