Vivir

Joaquín Albalat gana el concurso de la 28º Alfaralmería con un elegante paragüero

  • El concejal de Cultura, Diego Cruz, entrega los premios, siendo segundo Cristóbal Arance y, tercero, Luciano Ceinos

Joaquín Albalat gana el concurso de la 28º Alfaralmería con un elegante paragüero Joaquín Albalat gana el concurso de la 28º Alfaralmería con un elegante paragüero

Joaquín Albalat gana el concurso de la 28º Alfaralmería con un elegante paragüero

Hoy se han entregado los premios del certamen al que han concurrido una veintena de alfareros con una pieza exclusiva. El ganador ha sido Joaquín Albalat Juárez, con un elegante paragüero decorado a mano, que recibe un galardón en metálico de 950 euros. Segundo, Cristóbal Arance Peña, con un enorme y tradicional lebrillo, y un premio de 400 euros. Y tercero, Luciano Ceinos García, con un esbelto y moderno jarrón, que recibe 200 euros.

El concejal de Cultura, Diego Cruz, les entregó los premios, y ha afirmado que “los alfareros mantienen vivo un oficio arraigado con la tierra y la subsistencia de muchos pequeños municipios de España. Es un trabajo de autor, realizado con sus propias manos, que requiere nuestra admiración y apoyo. Por eso, desde el Ayuntamiento organizados Alfaralmería, una de las ferias más importantes de España, y animamos a todos los almerienses y visitantes a que la visiten en la Rambla y compren las piezas que más les gusten”. Esta frase la desarrolla asegurando que “el concurso es espectacular, las piezas preciosas y pueden contemplarse en la exposición que hemos organizado dentro de la Feria de Alfarería hasta el próximo sábado en #AlmeríaenFeria”.

Joaquín Albalat procede de Ribesalbes (Castellón) y acude desde hace más de die años. “He creado un paragüero con un dibujo que tiene una historia de 200 años. Es un decorado de tradición, un castillo con una rocalla alrededor. En la zona de Ribesalbes antiguamente se hacía esta cerámica dirigida a un público de alto poder adquisitivo. Está pintada a mano, y requiere mucha práctica, conocimientos y saber dibujar bien”. Para el ganador, Alfaralmería es “una feria fantástica, y vengo todos los años porque está muy bien, es bonita y agradable de venir”.

El segundo premio ha correspondido a Cristóbal Arance Peña, de Bailén, un veterano de una feria que pisa desde hace más de 20 años. “El lebrillo es un enorme recipiente de barro, de poca altura y más ancho por el borde que por la base, y está hecho en dos piezas. Por un lado la base y luego se le añade un tubo grande, se pegan ambas piezas y se va abriendo. Lo difícil es abrir el volumen sin que se venga abajo. Y está decorado a mano. Antaño los lebrillos se usaban para labores del campo y la matanza, hoy es decorativo”. Sobre la Feria, “está muy bien ubicada y, ahora, dependemos del público para que acudan a comprarnos”.

El tercero es Luciano Ceines, de Paredes de Nava (Palencia). Se estrena en Alfaralmería y la experiencia está resultando muy agradable. “A nivel organizativo e infraestructura está muy bien. Hay bastante público y se está vendiendo”. Ha subido al medallero, en tercer lugar, con un moderno jarrón, o como el artesano le llama, “una pieza con tapa”, que llama la atención por los originales dibujos. “Es un trabajo en gres en alta temperatura decoración con engobes. Yo no vengo de la alfarería tradicional, sino que tengo un trabajo de autor. Trabajo de torno, barro y ya la inspiración personal”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios