Vivir

Un recuerdo a la infancia en Almería desde Australia

  • Su infancia la pasó entre Cataluña y dos pueblos almerienses: Cabo de Gata y Velefique

Cristina Jiménez con unos canguros divertidos Cristina Jiménez con unos canguros divertidos

Cristina Jiménez con unos canguros divertidos / Cristina Jiménez

Como miles de almerienses que se fueron a trabajar fuera de nuestras fronteras, Cristina Jiménez García fue una más, ya que se marchó hace una década con su pareja a Melbourne, Australia. Aunque nacida en Menorca en 1974, pasó gran parte de su infancia y juventud entre Cataluña y la provincia de Almería. Visitaba a finales de los 70 y 80 uno de los lugares más entrañables que tiene Almería como es Cabo de Gata. Aquellas playas cristalinas, con su arena fina y sus grandes vistas,fueron el enclave de un sinfín de historias inolvidables de su infancia.

No obstante, donde más disfrutaba era en la Sierra de Los Filabres, concretamente en Velefique. Este pueblo recordaba sus orígenes, donde habían vivido gran parte de sus familiares, ya que sus abuelos maternos y su madre procedían de este pequeño municipio almeriense. Su bisabuelo, en cambio era de Lubrín. Recuerda mucho Velefique debido no solo a sus orígenes familiares, sino que todos los veranos y navidades que podía regresaba por allí. De su infancia tiene una gran memoria: “Recuerdo sobre todo a mis abuelos. La alegría inigualable de llegar y abrazarlos tras el largo viaje, el olor a jazmín y albahaca en las noches de verano, regar las macetas con mi abuela mientras la escuchaba cantar aquellas coplas tan tristes y preciosas”. Para Cristina la gente de Velefique es diferente, ya que “los amigos del pueblo son otra cosa. Son aquellos a quienes has visto de forma continuada desde que tienes uso de razón. Los únicos que de verdad y literalmente, te conocen de toda la vida”.

Su otra pasión, mencionada un tiempo atrás, era Cabo de Gata y es que los veranos de su infancia transcurrieron entre Velefique y acampadas libres en el parque natural en la España de los 80. “Los meses de Julio que pasé a finales de los 80 en los Genoveses con mi familia y amigos de Velefique, cuando aún no estaba protegido y se permitía la acampada libre y salvaje, los recuerdo como los veranos más mágicos”, lugares de Almería que refuerzan su vínculo con esta tierra tan inhóspita donde siente que están sus raíces y donde siempre quiere volver.

En Cataluña también hizo una nueva vida en esos años en los que desarrolló su carrera profesional trabajando en otra de sus pasiones, la informática.Tras estudiar Ingeniería Informática en Tarragona en la Universidad Rovira i Virgili, trabajó en empresas tan conocidas como Fujitsu, Soluziona, Port Aventura o Indra.

Tras su marcha a Melbourne, a finales de 2009, se dedicó a proyectos de voluntariado y al cuidado de su familia. También se dispuso a conocer el amplio territorio australiano a través de su gastronomía, de los deportes y de su gran bienestar presente, ya que esta ciudad ha ganado más de siete veces el galardón otorgado por The Economist de la ciudad con más calidad del mundo. Allí aprovecharía para seguir formándose su pasión e interés por las artes visuales la llevaría a estudiar un Diploma en Open Colleges graduándose en Fotografía, en donde ha sido galardonada en ese tiempo con varios premios. Cristina vuelve siempre que puede a Velefique y Almería, dice que es donde siente que están sus raíces.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios