Vivir

Talento y habilidad para el futuro

  • El campamento urbano desarrollado en el barrio Los Ángeles por la asociación Atiempo sirvió para fomentar talentos y habilidades en la vida diaria

La imagen de todos los participantes del campamento urbano con el innovador lema: ‘Cambiemos presente, creamos futuro’. La imagen de todos los participantes del campamento urbano con el innovador lema: ‘Cambiemos presente, creamos futuro’.

La imagen de todos los participantes del campamento urbano con el innovador lema: ‘Cambiemos presente, creamos futuro’. / Diario de Almería

Julio es el mes en el que se realiza el Campamento Urbano de la Asociación para la prevención Atiempo. Tras ideas y más ideas, reuniones con voluntarias y voluntarios, finalmente, el equipo técnico proyectó una serie de actividades en torno a una temática que ayudase a los menores a hacer un viaje imaginario hacia el futuro ¿por qué no imaginar el futuro que les gustaría, a partir de lo que no les gusta del presente? ¿Cómo sería esa humanidad ideal? ¿Cómo será el lenguaje del futuro? ¿Qué descubrirá la ciencia? ¿Qué descubriremos del universo? Y los juegos del futuro ¿Cómo serán? Tantas y tantas preguntas para despertar la curiosidad de más de cuarenta participantes bajo el lema “Cambiamos presente, creamos futuro”.

La aventura futurista de Atiempo comenzó el uno de julio y, a lo largo de los días, los participantes han querido dar respuesta a los retos, que en diferentes ámbitos: medioambiental, tecnológico, científico, político, social, se nos presentan en un futuro no muy lejano. A través de dinámicas y juegos, los menores y el voluntariado, han sido capaces de imaginar, recrear y compartir un futuro en positivo.

La experiencia del Campamento Urbano ha permitido desarrollar talentos, habilidades, imaginación y la capacidad del trabajo en equipo, de negociación, siempre incluyendo y no excluyendo. Atiempo siempre apuesta por el aprendizaje del menor, desde lo colectivo, para la construcción de un mundo mejor.

Y todo esto pasándolo bien como el día de juegos en el que, como si de un viaje del pasado al futuro fuese, los menores experimentaron desde los juegos más tradicionales de antaño hasta los más modernos, como el escape-room en el que tenían que salvar al mundo del ataque de un virus, o el vídeo-juego, uno especialmente diseñado por Nico, uno de sus voluntarios, para salvar a la mascota del campamento, un robot, del ataque viral.

Gracias a la colaboración de la Asociación de Voluntarios de la Caixa, la asociación pudo incluir entre sus actividades una visita al Parque de las Ciencias de Granada. Un día de experimentaciones que acabó con la visita al planetario.

Atiempo cuenta con numerosos colaboradores que han hecho posible actividades como el planetario casero, y el viaje por el espacio en busca de exo- planetas, o la invisibilidad conseguida con un experimento científico. En el plano más artístico, una colaboradora animó a los menores y al voluntariado a reinventar la moda futura, de manera sostenible y personalizada, rescatando camisetas viejas. Con el taller de cometas dieron rienda suelta a su imaginación y dejaron volar sus sueños.

El valor de la naturaleza de nuestra tierra y sus playas lo descubrieron con las excursiones a la Isleta del Moro y al Playazo. Un viaje al futuro que terminó el doce de julio y en el que todos los participantes se llevaron un mensaje para sus vidas: el futuro depende de lo que ya en el presente empecemos a hacer.

El ultimo día lleno de reflexiones, coloquios y despedidas se materializó en un pergamino en el dejaron constancia de lo que hay que empezar a hacer: sencillo, empezar por “uno mismo”, cambiando de actitud por dentro y haciendo pequeñas acciones, en el entorno más próximo,que pueden hacer un mundo mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios