El Loot de Txeron

Warhammer ya tiene su Diablo

  • Chaosbane, el último juego ambientado en el universo de esta mítica saga, nos mete de lleno en una aventura en la que priman los interminables combates

Warhammer ya tiene su Diablo Warhammer ya tiene su Diablo

Warhammer ya tiene su Diablo

La saga Diablo se ha convertido con el paso de los años en un espejo en el que reflejarse para muchas producciones que apuestan por la acción con toques (más o menos intensos) de rol. Los conocidos como Arpg son cada vez más numerosos en el mercado de los videojuegos por lo que podemos encontrar verdaderas joyas como Path of Exile, Torchlight o Grim Dawn que miran de tú a tú a la saga de Blizzard pero que, pese a todo, no han conseguido arrebatarle el trono.

El último en intentarlo es Warhammer: Chaosbane, la nueva producción de Eko Software y lo hace respaldado en una franquicia mítica como Warhammer con millones de seguidores en todo el mundo y multitud de juegos de todos los genéros a su espalda.

Los efectos en pantalla son innumerables. Los efectos en pantalla son innumerables.

Los efectos en pantalla son innumerables.

Una premisa que ya marca de primeras la dirección de este título puesto que aunque no es necesario conocer el mundo de Warhammer, sus fans lo disfrutarán mucho más debido a que hay multitud de historias y guiños que para los novatos, pasarán desapercibidos.

Nos encontramos con un juego de acción y rol con una perspectiva en tercera persona y vista superior en el que deberemos cumplir un gran número de misiones a través de mazmorras, castillos y parajes naturales que tienen un denominador común: están aborratados de enemigos que buscarán que mordamos el polvo.

Chaosbane comienza con la victoria de Magnus sobre el malvado Asavar Ku. La paz parece estar cerca pero de repente aparece una nueva amenaza que hará que todo cambie. Una Hechicera del Caos atrapa con un hechizo a Magnus y, tras probar que no hemos tenido nada que ver en este entuerto, comienza nuestra aventura para derrotar a esa hechicera y salvar a Magnus. Un argumento ligero que pretende meternos de lleno en la acción. Yten por seguro que no estarás más de unos segundos parado mientras intentas sobrevivir a las innumerables hordas de enemigos a las que tendremos que hacer frente.

Tiene un acabado gráfico aceptable y se controla a la perfección con un mando

Como todo arpg, podremos elegir entre cuatro clases cada una con un estilo de combate definido: un soldado imperial (tanque), un enano (guerrero), un alto elfo mago y una elfa exploradora (arquera). Cada uno contará con una serie de habilidades que iremos mejorando a medida que subimos de nivel y contarán con sus puntos fuertes y sus debilidades lo que nos hará especializarnos con el ingente loot que irán soltando los enemigos caídos.

Cada personaje tiene sus habilidades y sus puntos fuertes y débiles. Cada personaje tiene sus habilidades y sus puntos fuertes y débiles.

Cada personaje tiene sus habilidades y sus puntos fuertes y débiles.

Un equipamiento que es el alma máter del juego ya que conseguir piezas legendarias y únicas nos facilitarán la tarea en un aventura que dura una docena de horas y que puede acabarse sin que te des cuenta.

El juego luce un apartado gráfico aceptable aunque no puntero pero que no desentona pero sí que peca en la repetición de los escenarios por lo que en más de una vez nos dará la sensación de estar en el mismo lugar pese a llevar a cabo misiones distintas.

Una de sus virtudes está en la gran implementación que tiene el juego para ser controlado con un mando lo que hará las delicias de los jugadores de consolas y para los que no soltamos nunca el teclado y el ratón, se convierte en la mejor excusa para hacerlo porque ejecutar los combos y habilidades y movernos por el escenario es muy sencillo y quizás hasta más intuitivo que con los controles tradicionales.

Podremos elegir entre cuatro héroes: un enano, un soldado imperial, un alto elfo mago y una arquera elfa

Chaosbane ofrece mucha diversión pero es efímera. Una vez acabada la historia hay poco que hacer más allá de realizar misiones de gran dificultad con las que conseguir mejor botín (al estilo de las fallas de Diablo 3). La existencia de mejores alternativas a un precio similar o incluso inferior y su comparación en todo momento con la última entrega de Blizzard le hacen un flaco favor ya que pierde en todos los aspectos. Si eres un talibán de los arpg, adelante. Si no, espérate a las rebajas. Lo agradecerás.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios