Vivir

El proceso de transformación del Casco Histórico

  • El arquitecto Manuel Montoya fue el experto que explicó el desarrollo del paisaje urbano

El proceso de transformación del Casco Histórico. El proceso de transformación del Casco Histórico.

El proceso de transformación del Casco Histórico.

Conocer cómo evoluciona la ciudad urbanísticamente fue el objetivo de la conferencia que se celebró con proyección de imágenes y coloquio posterior. Concretamente, se celebró la Jornada sobre Transformación en el paisaje urbano del Casco Histórico durante dos horas aproximadamente con la ponencia de Manuel Montoya Sánchez, arquitecto y jefe del Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio del Instituto de Estudios Almerienses; y la participación de José Eulogio Díaz Torres, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Almería; y Ginés Valera Escobar, jurista y coordinador de la jornada.

El incipiente crecimiento económico y demográfico de los 60 y 70, unido al gran déficit de vivienda, dio lugar a la especulación urbana más atroz jamás conocida que desfiguró la ciudad consolidada, construyendo aleatoriamente enormes bloques verticales que borraron los valores esenciales de una ciudad horizontal y mediterránea volcada al mar y a sus referentes arquitectónicos más emblemáticos. A pesar de tratar de poner freno a esta situación y revitalizar el centro histórico con actuaciones de remonte sobre edificios catalogados, la contraposición de lenguajes de las actuaciones, ha acentuado aún más las tensiones en el paisaje urbano incluso a dado lugar a nuevas medianeras. Es por tanto el momento de establecer nuevas estrategias que consigan regenerar la ciudad, dotándola de una nueva identidad.

El experto aseguró que “el crecimiento y transformación de las ciudades genera nuevos trazados, nuevas tipologías edificatorias y escalas, nuevas formas de entendimiento y uso del espacio público, en definitiva, nuevos lenguajes que se yuxtaponen y superponen a los antiguos, generando tensiones que se manifiestan mediante discontinuidades en el paisaje urbano. En nuestro caso con enormes medianeras y remontes sobre edificios catalogados”.

Para Montoya Sánchez, la transformación de “los Centros Históricos son las zonas más sensibles a estos cambios ya que son espacios únicos, cargados de un fuerte valor simbólico, al ser el reflejo del patrimonio y de la identidad de una sociedad”.

El experto también hizo un repaso por la Almería a partir de la segunda mitad del siglo XI: “Existen dos circunstancias que marcan el desarrollo de la ciudad: La demolición de las murallas en el año 1855 y el modelo urbanístico de los años 60 y 70 que se denomina el período desarrollista”.

Otro de los puntos que trató fue la ciudad que pudo ser y que no fue con el ensanche de Trinidad Cuartara. “A finales del siglo XIX, Cuartara presenta una propuesta de crecimiento de la ciudad hacia Levante que hubiera cambiado radicalmente la organización de la ciudad”.

Para Montoya, la demolición de las murallas fue una transformación urbana positiva por una serie de motivos: Crecimiento de la ciudad a extramuros, mejora de las condiciones de salubridad y soleamiento y se empieza a descongestionar la densa trama medieval empezándose a crear una red de pequeñas plazas. “La Puerta de Purchena se convierte en el centro neurálgico dónde entraban y salían carruajes de distintos puntos de la provincia y otras ciudades”, explicó. De esta forma, se trató muchos más puntos como la legislación y otros aspectos con respecto a la transformación del paisaje urbano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios