Historia

Paseo para recordar las vicisitudes y la historia de los que huyeron de la guerra

  • La ruta guiada organizada por Sapere Aude congrega a más de medio centenar de almerienses para conocer de cerca lo que supuso 'La Desbandá' en febrero de 1937

Paseo para recordar las vicisitudes y la historia de los que huyeron de la guerra Paseo para recordar las vicisitudes y la historia de los que huyeron de la guerra

Paseo para recordar las vicisitudes y la historia de los que huyeron de la guerra / Rafael González (Almería)

No hay mejor manera de mantener de generación a generación los hechos históricos que les precedieron que revivirla en primera persona. Una máxima con la que el catedrático de Historia Contemporánea, Eusebio Rodríguez Padilla, se ha convertido esta mañana en el guía de la ruta organizada por Sapere Aude y La Desbandá para visitar algunos de los lugares que recorrieron las miles de personas que huyeron de la ofensiva franquista durante la Guerra Civil.

Una manera de evocar lo que vivieron aquel lejano 8 de febrero de 1937 en la que se conoce como ‘La Desbandá’ unas 300.000 personas que marcharon desde Málaga a Almería a través de la carretera de la costa, para huir de la ofensiva franquista liderada por el general Queipo de Llano. La ciudad había resistido durante siete meses tras el golpe de Estado y se convirtió en refugio de quienes huían desde otras provincia andaluzas, como Cádiz o Sevilla.

Esta ruta es una actividad previa de la IV Marcha Integral Málaga-Almería que se celebra del 6 al 15 de febrero bajo el lema ‘Paso a paso, nombre a nombre’ creado por el fallecido Marcos G. Sedano, que este año ha sido uno de los homenajeados durante este recorrido que ha contado con la participación de más de medio centenar de almerieses.

La ruta ha dado comienzo a las diez de la mañana desde la Fuente de los Peces, donde Rodríguez ha explicado a los asistentes la llegada de los exiliados, cuántos salieron, cuántos llegaros y en qué doncidicones lo hicieron.

El recorrido ha seguido por Escuela de Artes, el Casino y el Paseo, “donde estaba el comité de refugiados”, ha apuntado el catedrático. Posteriormente la ruta guiada ha proseguido su camino por la entrada de los Refugios en la plaza de los Burros, para pasar a la plaza de la Catedral y Palacio Obispal y el Convento de las Puras. La ruta ha acabado en los Refugios de la Guerra Civil donde todos los participantes que adquirieron su entrada han conocido todos los pormenores y entresijos de su construcción y cómo sirvieron de hogar para los que huían de la guerra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios