de película | Un club con escenarios de cine

El western se respira en El Chuche

  • Almería Western Club tiene su sede en Benahadux, en la casa de su presidente, que la tiene acondicionada para recreaciones, visitas y posibles rodajes

El western se respira en El Chuche El western se respira en El Chuche

El western se respira en El Chuche

Una parada de postas, un cementerio con tumbas con el nombre de algunos de sus socios vivos y una soga son algunos de los escenarios que están recreados en la sede de Almería Western Club, ubicada en el barrio de El Chuche, perteneciente a Benahadux.

Esta sede es la casa de su presidente, Andrés Francisco García, que ha creado un verdadero plató del western lleno de espacios significativos y objetos que rememoran una época.

Andrés Francisco García forma parte de la nueva directiva que tiene el Club desde hace unos meses y, junto a una de sus integrantes, Ivonne König, explican los objetivos de este grupo de apasionados por este género. "Uno de nuestros principales propósitos es difundir el western a través del rodaje de cortometrajes. Dejamos nuestra sede para que también se puedan grabar algunas escenas, nos visitan colegios para que los niños puedan conocer el espíritu del Club, sus instalaciones e interactuar con los animales que tenemos aquí".

A la hora de los rodajes, García asegura que cede el espacio altruístamente: "Han rodado varias escenas ya en la sede, vídeos de promoción...".

Pero el Club no se nutre únicamente de almerienses amantes de este género, sino que también hay algunas personas de otros países que conforman gran parte del espíritu de este grupo: "Hay aficionados que llegan desde Bélgica, Alemania, Inglaterra... Actualmente, somos 432 socios, pero hay mucha gente popular que forma parte de este colectivo".

También cuenta entre sus propios asociados con distintos especialistas y aficionados que han encarnado distintos papeles en rodajes como Antonio Ramírez Segura Pequeño Oso, que rodó el anuncio cuando el Atlético de Madrid inauguró el estadio Wanda Metropolitano.

Las recreaciones son parte de las actividades de Almería Western Club: "Hemos ido a distintos eventos y hemos amenizado el ambiente porque vamos vestidos de época. A veces, hemos ido a bares y se han portado tan bien con nosotros que le hemos regalado una pequeña recreación. También acudimos al Rancho Leone y al Oasys, y formamos parte de la figuración. Nos han invitado a Guadix, hemos salido con los moteros...".

Entre las demandas del presidente, asegura que es necesario que "haya más unión entre los seguidores que están en Almería. No hay unión y estamos en el paraíso del western. En esta tierra no se sabe promocionar lo que tenemos".

La sede de Almería Western Club dispone de su parada de postas, y distintos espacios que han sido creados gracias a la compra de artículos de segunda mano y a la restauración de otros que estaban desechados.

Para poder afrontar los gastos que supone el Club, se ha establecido una cuota anual de 10 euros. Hoy se celebra en el Bar Ambrosio un encuentro de convivencia entre los asociados donde se darán dos premios: Uno irá destinado a Diego García y otro para la pareja John y Janine Hutchins. Uno de los próximos proyectos es un concurso de guiones para trabajarlo posteriormente con el ganador.

Para el presidente, el western significa mucho más que el concepto general que se tiene: "Soy muy aficionado a La casa de la pradera. Para mi no es solo las películas de pistoleros. El western también es la manera de vivir de hace 200 años. Fue la última época en la que el hombre dejó de ser libre".

García tiene ciertas preferencias sobre el western: "Soy un fanático de los estados confederados. Los spaguetti western no me gustan, no los veo. Sí que me gusta la Trilogía del Dólar". La bandera del Club es un pez en homenaje al niño Gabriel Cruz y seguirá siendo su emblema porque no quieren dejarlo en el olvido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios