Vacaciones y pareja

Consejos para evitar peleas en vacaciones

  • El ansia por buscar tantos planes diferentes en verano puede desencadenar discusiones de pareja, familiares o con amigos

  • Con estos trucos conseguirás que tus relaciones, sean con quien sean, queden intactas tras la operación retorno

Un tercio de las separaciones de pareja se producen en verano. Un tercio de las separaciones de pareja se producen en verano.

Un tercio de las separaciones de pareja se producen en verano. / Shutterstock (Roman Samborsky)

Alrededor del 33 % de los divorcios se producen en verano. Esto se debe a que en las vacaciones solemos pasar mucho más tiempo juntos, discutir a la hora de elegir actividades y sufrir alguna que otra incomodidad en el piso vacacional que acaba derivando en pelea. No sólo eso, sino que cuando viajamos en familia también se producen trifulcas cuyas consecuencias pueden durar más que la propia temporada estival. Para evitar estas situaciones, Wimdu.es, plataforma europea de alquiler de apartamentos privados, ha reunido una serie de trucos para que puedas disfrutar de unas vacaciones pacíficas.

Cuida los espacios y la intimidad

La falta de espacio favorece los conflictos. Los sitios pequeños y agobiantes nos provocan mal humor y pueden llegar a generar peleas que no se producirían en otros lugares más abiertos o cómodos. Esto es porque nuestro cerebro conecta la situación espacial a la libertad o falta de ella, y eso se asocia a un estado emocional. Por eso, es muy importante alquilar un apartamento vacacional lo más amplio y cómodo posible. Asegúrate de que disponga de habitaciones para todos sin tener que recurrir a camas supletorias que priven de intimidad a otros o molesten en el salón. 

No todo se tiene que hacer en compañía

La rutina nos puede ayudar a mantener unas relaciones estables, aunque pueda parecer contradictorio. A veces, en vacaciones solemos huir de todo lo cotidiano y esto puede ser contraproducente. Realiza actividades en soledad como harías cualquier día normal: disfruta de tu película, practica deporte, sal a tomar el aire... No es necesario que todo se haga en compañía. Planifica una serie de actividades que te gustaría hacer y compártelo, sin dejarlo todo en manos de los demás ni imponer nada a nadie.

Reparte las tareas

Llevas todo el año viviendo con tu pareja, pero ahora es cuando más te molesta cómo se comporta en casa. La cosa cambia cuando no tienes que hacer nada y, sin las horas que solemos pasar fuera por el trabajo, nos damos cuenta de cada pequeño detalle. Por eso es muy importante repartir las tareas en el alojamiento en el que estemos y comprometernos a mantener el orden o plantearse contratar un servicio por horas. En cuanto a la comida, es mejor dejarla preparada por la mañana, aunque también puedes ir a comer fuera o pedirla a domicilio. ¡No pases las vacaciones en la cocina!

No te preocupes por los gastos

El dinero es otro de los principales motivos por los que se discute en vacaciones. No llevar un control exhaustivo de los gastos y generar conflictos por quién paga suele detonar este tipo de disputas. Existen numerosas apps que te permiten repartir las cuentas de los gastos del viaje, como Settle Up o Splitwise. Si no llegáis a un acuerdo, las matemáticas te dirán quién paga.

Disfruta del tiempo a solas con tu pareja

El verano nos da tantos estímulos que, a veces, se nos olvida dedicar tiempo a solas a nuestra pareja. Aprovecha las puestas de sol en la playa, las lluvias de estrellas o los fuegos artificiales. Buscar momentos en sitios en los que te sientas más romántico: en el agua, en la playa... Enciende unas velas en la habitación, pon unos pétalos de flores, descorcha una botella de champán y sorprende a tu compañero con algún detalle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios