Cuando las empresas se vayan de verdad

El cambio de sede social no tiene grandes efectos de momento, pero con el paso del tiempo podrían ser radicalesA medio plazo, la élite estaría fuera de Cataluña y la maquila, dentro.