Todos somos culpables

Han pasado varios siglos desde que en 1640 Felipe IV pusiese todo su interés en que Cataluña permaneciese dentro de España.