Los tratados

La mayoría de los reservistas eran hombres casados y ya con hijos, podían ser exentos de movilización si pagaban seis mil pesetas al Estado.