España

Las tribus Rifeñas en particular, hasta el 1845 no cesaron las escaramuzas contra las guarniciones españolas de Ceuta y Melilla.

La locura nacionalista

Y tal vez explique algo de la deriva catalana, si se la analiza como una mistificación enfermiza, por irracional y primaria. Una pulsión a domesticar igual que se hace con la pulsión sexual, la gula o la ira.