Arranca el plan de alcorques vacíos con la plantación de 600 árboles

  • Otros 250 serán tapados al estimarse que más que embellecer las calles son molestos

Carecen de sus respectivos árboles y, por tanto, de su razón de ser. Repartidos por el término municipal, hay en la actualidad un total de 856 alcorques vacíos e incluso, en determinadas circunstancias, hasta molestos. Esta situación, que afea la imagen de la ciudad, acaba de comerzar a corregirse, ya que el Ayuntamiento de Almería aborda desde ayer la ejecución del denominado Plan Municipal de Reposición de Arbolado y Embellecimiento de Alcorques sin Uso.

Presentado a principios del pasado mes de marzo en rueda de prensa por el concejal responsable del área de Servicios Municipales , Juan José Alonso, el plan, resultado de las consultadas ciudadanas, la inspección de los técnicos del Consistorio y de la empresa concesionaria de parques y jardines, Cespa, conlleva el sellado de 250 alcorques, mientras que, en los 606 restantes, se procederá a la plantación de especies resistentes a la climatología característica de Almería, como el roble australiano (108), tipuanas (95), amelias o cinamomos (70), aligustres de Japón (84), pimenteros de Brasil (51), y árboles de orquídea (52). Son las especies elegidas que han demostrado en Almería su resistencia o, como explicó el responsable municipal, que han tenido buenos resultados en otras ciudades con un clima similar al almeriense.

Las plantaciones en los alcorques vacíos se van a llevar a cabo prácticamente en todos los barrios de la capital, "desde Torrecárdenas a El Zapillo, o La Cañada y El Alquián, pasando por Costacabana", anunció Alonso, quien concretó que las zonas donde el plan contempla un mayor número de actuaciones son la Vega de Acá (en una veintena de calles), 500 Viviendas (15), o el entorno del centro comercial de la avenida del Mediterráneo (en una docena de calles).

Fruto de la inspección técnica, el Consistorio ha tomado la determinación de tapar los citados 250 alcorques, aquellos que "más que embellecer, molestan" a la hora de transitar o aparcar, dos de los ejemplos empleados por el concejal de Servicios Municipales. "Se trata de espacios en los que hay poca anchura en las aceras y los árboles entran en las ventanas de los primeros pisos, o en zonas en las que el paso se hace complicado para peatones y vehículos", abundó.

Con una inversión superior a los 175.000 euros, de los cuales 60.000 salen de las arcas públicas y la cantidad restante la asume Cespa. Además, la empresa concesionaria de los parques y jardines también tiene orden municipal de retirada de los ejemplares de ficus conflictivos para su trasplante en otras zonas donde las raíces no produzcan daños. Es el tercer año de este proceso y la cantidad económica invertida alcanza los 200.000 euros, cifra facilitada ayer por el responsable municipal durante su comparecencia pública.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios