Cerco de investigadores en torno al camino en el que se perdió Gabriel

  • Nueva jornada de búsqueda en el barrio nijareño sin resultados

  • El detenido por acoso a la madre, sin aparente relación con los hechos, ha pasado varias veces por el juzgado por perseguir a esta mujer

Gabriel Cruz, el niño de 8 años desaparecido el pasado martes en Las Hortichuelas de Níjar sigue en aparecer. Los que sí hicieron ayer acto de presencia en los alrededores de la casa de la abuela del pequeño fueron los miembros de la Policía Científica de la Guardia Civil. Sobre las dos menos diez de la tarde se estableció un cordón policial que impedía acceder al camino de tierra que une esta vivienda con la de los primos del niño, adonde supuestamente iba a jugar cuando se perdió su rastro, y comenzaron a aparecer investigadores con batas blancas para realizar medidas y tomar diferentes muestras.

Oficialmente, todo ha sido parte de un trabajo rutinario que se incluirá en las diligencias que se entregarán al juzgado. No se puede olvidar, sin embargo que agentes de la Unidad Central Operativa (UCO), la misma que resolvió el caso de Diana Quer, se incorporaron a la investigación apenas un día antes. Y tampoco que además de agentes en el lugar se encontraban los canes especializados en la búsqueda de rastros del Instituto Armado. La labor realizada por cualquier miembro de la Guardia Civil será difícil de conocer, no obstante, mientras pese el secreto judicial sobre las actuaciones.

El arrestado por seguir a la madre desde 2016 pasa esta mañana a disposición del juez

Y es que este viernes los portavoces de la Benemérita tuvieron que invertir más esfuerzos en desmentir una desafortunada y falsa información relativa a la detención del padre del niño, que a facilitar cualquier otro tipo de información de la investigación paralela a las batidas que se realizan sobre el terreno y que no sólo se desarrolló este viernes en un diámetro de 2.000 metros sobre el punto en el que se esfumó Gabriel, sino que también llegó al Cortijo del Fraile, Los Albaricoques, Fernán Pérez o Rodalquilar.

Una investigación que por ahora no se ha saldado con arrestos directos. El único que se ha efectuado por el momento parece más un efecto colateral de los trabajos policiales que la causa de los mismos. Se trata de D.M.F.A., el vecino de Antas que el pasado miércoles por la mañana fue detenido por incumplir una orden de alejamiento respecto a la madre del niño, quien niega de forma insistente tener nada que ver con lo acontecido en Las Hortichuelas y además podría tener una firme coartada a su favor.

La mayor carga en su contra son unos antecedentes relacionados con el acoso a la progenitora de Gabriel. De hecho, el 7 de noviembre de 2016 el Juzgado de Instrucción número 6 de Almería lo condenó por este delito a tres meses de prisión, aunque esta pena fue suspendida durante dos años, y se le impuso una orden de alejamiento que tiene vigencia hasta noviembre de 2019.

Sin embargo, fue condenado nuevamente por el Juzgado en Penal 4 por quebrantamiento de condena en octubre de 2017 y el el Juzgado de lo Penal 3 acordó revocar la suspensión de la condena que tenía dictada y dictó un auto ordenando ingreso en prisión. Por último, el Juzgado de lo Penal 1 volvió a juzgarle por quebrantamiento de condena en febrero, siendo condenado, con la atenuante analógica de trastorno mental, a seis meses de prisión, si bien la sentencia no es firme y puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Almería. Este procedimiento penal contra D.M.F.A. deriva de una sentencia de 7 de noviembre de 2016 del Juzgado de Instrucción 6 de Almería que le condenó, con su conformidad, a tres meses de prisión como autor de un delito de acoso y a la medida de alejamiento que ha roto en, al menos, dos ocasiones.

La primera sentencia indicaba claramente que el ahora detenido se había "obsesionado" con la madre del pequeño Gabriel y que, de modo "insistente y reiterado", había buscado "su cercanía física e intentado contactar con ella, quien sintió su ánimo seriamente perturbado y temor a salir a la calle por no encontrarse con él". Una actitud mantenida desde el verano de 2016 , cuando comenzó a acudir a "todas las carreras" en las que la mujer trabaja como "speaker" del circuito de carreras populares organizado por la Diputación Provincial.

Más aún, llegó a llamar en "numerosas ocasiones pese a que Patricia no quería contestar" y que le había enviado mensajes de 'Whatsapp' que tampoco ella devolvía.

El otro fallo que ha trascendido, el del Juzgado de lo Penal número 1 de Almería, recoge "a pesar de ser plenamente conocedor" de la orden de alejamiento que pesaba sobre él, sobre las 10:30 horas del 11 de abril de 2017 se aproximó a unas instalaciones deportivas de la capital almeriense a la que acudía habitualmente la madre del niño por motivos laborales.

Posteriormente, sobre las 15:45 horas, acudió a una cafetería ubicada a 50 metros de dichas instalaciones "incumpliendo con ello lo dispuesto en dicha resolución judicial".

El juez señala en el fallo que el acusado presenta una "alteración afectiva de base, que le determina una percepción alterada de la realidad, que supone una capacidad parcial para comprender la naturaleza e ilicitud de los hechos enjuiciados".

Precisamente, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, informó ayer de que el miércoles fue detenido este hombre por quebrantar la orden de alejamiento que tenía respecto de la madre del niño, aunque ha añadido que no hay nada que permita por el momento vincular ambos hechos. El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, añadió en este sentido que se está investigando al detenido por romper una orden de alejamiento de la madre del niño desaparecido en Almería, aunque "no se sabe si hay vinculación", porque "todas las líneas de investigación están abiertas". Pese a ello, se va a estudiar si existe alguna relación, porque sí hay una "certeza" de que se ha producido una situación "irregular" en cuanto a la orden. Nieto hizo hincapié en que hay que dejar que los agentes trabajen "en las mejores condiciones posibles" y "con todos los medios que necesiten", con el fin de que "dentro de muy poco" puedan esclarecer lo sucedido con el pequeño, "como hacen en tantos casos".

En otro ámbito, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, destacó que nuevas unidades como la de Caballería y expertos de Científica y de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil se han sumado al dispositivo planteado, tanto de búsqueda como de investigación, para dar con el paradero de Gabriel Cruz. Asimismo, precisó, que desde antes de ayer se incorporaron a la investigación agentes de las áreas de Científica y de la Unidad Central Operativa (UCO) con "experiencia" en este tipo de casos. Con respecto a la persona detenida por quebrantar una orden de alejamiento sobre la madre del menor, precisó que la misma era por "acoso", descartando que tuviera con ella relación alguna y, por tanto, que pudiera deberse a un asunto relacionado con la violencia de género. El delegado, para no entorpecer la investigación, no quiso aportar detalles sobre si esta persona manipuló o no el dispositivo de control de la orden de alejamiento y cuándo se habría quebrantado este.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios