carmen calvo. secretaria de igualdad del psoe

"Con Gobierno del PSOE la situación de Cataluña no se habría desbordado así"

  • "El independentismo no tiene nada que ver con el progreso y los valores de la izquierda, el procés es una involución del modelo democrático, nos ha hecho retroceder un siglo atrás"

La exministra Carmen Calvo visitó la redacción de Diario de Almería antes de pasar por el Aula de Cultura Socialista. La exministra Carmen Calvo visitó la redacción de Diario de Almería antes de pasar por el Aula de Cultura Socialista.

La exministra Carmen Calvo visitó la redacción de Diario de Almería antes de pasar por el Aula de Cultura Socialista. / fotografías: rafael gonzález

Carmen Calvo Poyato (Cabra, Córdoba, 1957) ha sido uno de los grandes apoyos andaluces al proyecto político de Pedro Sánchez. Doctora en Derecho Constitucional ha vuelto a la política de la que se había alejado tras su etapa como ministra de Cultura con José Luis Rodríguez Zapatero. Le ha tocado elaborar la ley contra la brecha salarial al frente de la Secretaría de Igualdad, pero también ha estado en las negociaciones con el Gobierno por la aplicación del artículo 155. Feminista desde que tomó la primera comunión, Calvo marcará los ejes de la política de su partido hacia la igualdad efectiva.

- Su tesis es que no se puede ser socialista sin ser feminista...

- El socialismo, como lo concibió Pablo Iglesias, nació para liberar a los trabajadores de las inmensas cargas y abusos que el capital le imponía, ese ha sido su principal significado en estos 140 años. El feminismo es el siguiente gran paso de la democracia, hacer efectiva y real la igualdad también para las mujeres, por eso no se puede entender socialismo sin feminismo. Y por esa razón en el 39 Congreso decidimos que el Partido Socialista Obrero Español también fuera un partido feminista.

- ¿Cuál es la hoja de ruta y prioridades que se marca al frente de la Secretaría de Igualdad del PSOE?

- Las que está marcando el feminismo en cualquier lugar del mundo y en España de una manera rotunda. Si nosotras no alcanzamos el ejercicio pleno de nuestros derechos a la democracia le queda mucho por mejorar y eso pasa por garantizar físicamente nuestra integridad peleando contra la violencia de género, pero también por nuestra independencia económica. El feminismo en su planteamiento más luminoso es la independencia de las mujeres y se marca a partir de las posibilidades económicas que te dan libertad. El feminismo no sólo es la búsqueda de la igualdad, a partir de ahí esa igualdad es el instrumento para llegar a la libertad de las mujeres. Muchas de las agresiones y asesinatos se producen cuando ellas deciden ser libres. El feminismo busca la liberación de las mujeres con un proyecto propio de vida y un ejercicio pleno de la ciudadanía y ahí va a estar el PSOE.

- La violencia de género es la principal lacra en ese camino hacia la igualdad y en Almería la incidencia es considerable. ¿Cuáles son sus propuestas para erradicarla?

- La propuesta que lanzo desde Almería es que el PP que nos convocó a firmar ese pacto decida creérselo, cumplirlo, poner los 120 millones que faltan y aprobar las leyes que nosotros hemos hecho y que están registradas ya en el Congreso. El crimen de la mujer en Albox hace unos días se produce porque no declara contra su pareja y eso está protegido procesalmente en nuestro país. En las medidas del pacto que los socialistas propusimos va una modificación de la ley procesal que obliga a cualquier mujer llegado a ese punto del juicio a declarar contra su pareja y quizás así se habría evitado la situación de la vecina de Albox. El PP no se puede tomar a la ligera el pacto que ha hecho con los socialistas y ayer -miércoles- le advertí a la ministra que donde gobernamos lo vamos a sacar adelante, pero ellos les han mentido a los ciudadanos.

- En la reforma de la Ley Electoral de Andalucía se plantea la doble cremallera de las listas. ¿Es un planteamiento de todo el partido?

- Claro, para nosotros desde la Ley 3/2007 con la presidencia de nuestro compañero José Luis Rodríguez Zapatero ya estaba absolutamente claro que si no compartimos y repartimos el poder de manera efectiva y obligatoria mediante ley no ocurriría por sí mismo. Los primeros intentos que teníamos las mujeres dentro del partido se veían frustrados normalmente porque acaban atrás y la rotación se producía muy pronto. Cuando nosotros exigimos eso es porque es la única manera de que se cumpla en concepto que acuñamos hace más de 20 años en Atenas: no puede haber más del 40 ni del 60% de los géneros. Es la única receta de democracia verdaderamente efectiva para que ningún órgano del Estado sufra la inexistencia de un género. No hay otro camino que seguir caminando en la reforma de la Ley Electoral General que nosotros tenemos planteada. A otros como Unidos Podemos sólo les interesa la proporcionalidad de escaños en los territorios porque no le salen las cuentas. A los socialistas nos interesa la proporcionalidad de hombres y mujeres para que la democracia sea real y efectiva.

- Estuvo en la negociación con el Gobierno del 155 y después de su aplicación hemos tenido fugas, detenciones, investiduras exprés. ¿Cuál es su pronóstico de futuro?

- Primero hay una cosa muy grave que quiero dejar claro y es que el independentismo no tiene nada que ver con el progreso, la democracia y ningún planteamiento de izquierdas. El independentismo es una involución absoluta del modelo democrático hasta el punto de que son incapaces de comprender que la política en democracia se hace a través de las normas y se las están saltando. A la humanidad y en el modelo europeo nos ha costado doscientos años meter la política en las normas, lo que conocemos como estado constitucional, y el independentismo nos ha hecho retroceder un siglo atrás. No hay nada de izquierdas ni de democrático en lo que llaman procés. Y, en segundo lugar, hay que decir que son ellos mismos los que están dinamitando un capital político que de manera incomprensible han conseguido en las urnas poniéndolo en riesgo con un disparate detrás de otro como pretender investir a alguien que está en prisión preventiva. La presidencia no se puede hacer mediante delegación de voto, lo ha dicho el Tribunal Constitucional.

- ¿Sería otro el escenario catalán con un Gobierno del PSOE?

- La política ficción no sirve porque cuando uno la hace suele ser procausa suya, en beneficio de tus propios intereses y partido. Pero es cierto que los socialistas hicimos una apuesta muy fuerte por el título octavo de la Constitución, por comprender España tal cual es históricamente. Hicimos un esfuerzo importante para que la derecha entendiera que las dos cosas que los españoles queríamos cuando terminó la dictadura era pertenecer a Europa y no tener un Estado centralista que identificábamos con el gobierno anterior. Así que a los socialistas siempre nos ha cabido una idea realista y respetuosa de cómo es España y de su diversidad territorial. El socialismo no tiene ningún problema de articulación ideológica y jurídica para entender que la igualdad y diversidad es el gran par en el que se combina el siglo XXI. Se lo hicimos ver a la derecha que se abstuvo de este título y luego le sirvió a Manuel Fraga para ser presidente de Galicia hablando galego. Creíamos que la derecha ya lo había entendido y cuando lo medio está haciendo resulta que lo que fue una izquierda, la republicana de Cataluña se ha convertido y está poniendo sobre la mesa planteamientos propios de otra ideología. El PSOE entiende España como es y no ha tenido problemas, ni con la Constitución del 31 ni en la actual y quiero pensar que con un Gobierno socialista esta situación no se habría desbordado de esta manera, entre otras cosas, porque nosotros entendemos la política en una espacio democrático que te obliga a escuchar al otro, cosa que no ha hecho ni Rajoy ni el PP en una posición poco dialogante. La situación llevada a los extremos por uno y por otros ahora tiene una salida bastante compleja, pero no imposible. Nadie podía imaginar que unos líderes políticos iban a tener una reacción de huir de su país y de sus responsabilidades, de manera irresponsable volviéndole la cara a su electorado al que mintieron diciendo que se podía hacer una cosa que no se puede. Nadie podía imaginar que alguien que ha tenido el honor de ser presidente de su tierra, tanto como se se supone que la puede querer Puigdemont, acabe huyendo de la justicia como si fuera una película, pero en este caso de terror.

- De la política ficción a la real, tanto como la división del PSOE tras las primarias, sobre todo con la federación andaluza. ¿Hay motivos para pensar que las heridas van a cicatrizar o serán más profundas con los procesos que vendrán?

- No van a ir más. Los socialistas sentimos el peso de nuestra historia y el año que viene celebramos 140 años. Somos el partido más veterano de este país con el PNV y ERC y no conozco a ningún socialista que no sienta esa responsabilidad por todo lo que ha sido, lo que hemos hecho, los compañeros que hemos tenido y siguen todavía en las cunetas sin poder recuperar, los que fueron fusilados y se fueron al exilio, por todos los que han ayudado a construir la España que hoy tenemos. Somos totalmente responsables y conscientes de eso y a día de hoy tenemos un secretario general en España que es Pedro Sánchez y una secretaria general en Andalucía que es Susana Díaz que están batiéndose el cobre contra un Gobierno del PP que tiene los ayuntamientos con superávit para salvar sus macrocifras de las que vende Guindos en Bruselas y unos presupuestos con la ayuda de Cs para que no se note absolutamente nada en las clases trabajadoras y medias de este país ese crecimiento de la economía. Hemos tenido que superar un proceso de primarias que ha sido complicado y doloroso y esto no lo oculto, pero en este momento estamos todos detrás de nuestros compañeros y compañeras que están sacando adelante una parte importante del poder en este país. Lo que ahí nos jugamos no son nuestras discrepancias internas si no los resultados que les vamos a presentar a los ciudadanos muy pronto, en unas generales que no se saben para cuando van a ir porque el presidente del Gobierno si no tiene presupuestos tendrá que plantearse finalizar la legislatura. A los socialistas no se nos olvida nunca nuestra función. Nos hemos enfrentado en unas primarias que han sido limpias y con la mayor participación de la historia con tres candidatos en la segunda vuelta. No conozco a nadie que haya tenido que competir tan duro para sacar la mayoría absoluta como secretario general y esa es una legitimidad que a ningún socialista puede cuestionar por su propio sentido de la militancia.

- ¿Qué le parecen los presupuestos generales del Estado?

- Pues me lo has preguntado en el mejor sitio. No soy una recién llegada a Almería, estuve durante muchos años viniendo aquí todos los meses, y conozco sus necesidades. Y creo que al PP y Cs con estos presupuestos Almería se les ha descolgado de su mapa. He estado repasando las partidas en infraestructuras para esta provincia y no veo nada para resolver todos los problemas que tiene con el agua y las comunicaciones. Y cualquier diría que se va a convertir en la provincia con menos inversiones del proyecto de derechas que ya no es sólo del PP y también es de Ciudadanos. El Gobierno de Rajoy ha dejado caer a peso a esta provincia y es incomprensible porque Almería es una tierra como esta con un dinamismo económico extraordinario y un modelo de turismo sostenible y absolutamente interesante. Y frente a todos esos esfuerzos de esta provincia, de sus trabajadores y empresarios, resulta que la atención y el respaldo de la derecha es nulo. Esta provincia aporta mucho al país y se merecía otraotrato. Llevo siete horas para llegar aquí. He cogido tren, autobús y mañana avión. Me falta el barco. He tenido que dedicar día y medio a un viaje para poder estar en un conferencia de mis compañeros del PSOE en Almería. A cualquier otro sitio vas con tres horas.

- Formó parte de un Gobierno de Zapatero cuya herencia ha sido más que cuestionada y una de las principales bazas del PP.

- A la derecha española le cuesta mucho entender la normalidad democrática. Esta mañana decían que si no apoyamos los presupuestos no damos estabilidad a España y esto es un disparate. La oposición no apoya los presupuestos en ninguna democracia del mundo, estamos en la oposición porque somos lo contrario, somos la alternativa a su forma de hacer las cosas y queremos que se vayan ganando el voto de la ciudadanía. Será la estabilidad de Rajoy en la Moncloa, pero la de este país pasa por hacer otras políticas radicalmente distintas. Y apoyar los presupuestos de un Gobierno es apoyar a ese Gobierno y es lo que ha hecho Cs. Ellos tienen la necesidad de demonizar y de pedirle a la oposición cosas contra la lógica en democracia y ahí entra la negación de los hechos con Zapatero y todos los avances que supuso el Gobierno del PSOE. En España tiene que pasar el tiempo para volver a recomponer con justicia la memoria y la verdad de su gestión. Cualquier organismo del mundo nos dice que con Zapatero éramos un país puntero en igualdad entre hombres y mujeres y ahora estamos perdiendo puestos por minutos. Y eso fueron leyes con las que se impulsaron derechos civiles como el matrimonio homosexual que se ha ido extendiendo al resto de países. El presidente Zapatero entendía que la democracia no es sólo desarrollo económico, también es educativo, cultural, intelectual de un territorio y eso se consigue con derechos y libertades y con un gran trabajo por la igualdad.

- ¿Cómo valora las políticas y la gestión de la Junta de Andalucía?

-La Junta de Andalucía sigue manteniendo el pabellón de muchas políticas socialistas a Dios gracias, afortunadamente. Me conozco bastante bien el territorio nacional y desde luego no hay nada más que mirar las inversiones de educación y sanidad de otras comunidades y de algunos otros elementos del Estado del Bienestar que se han ido dilapidando. Hace poco estuve en Toledo y a mi compañero García-Page le va a costar la misma vida levantar la sanidad que le ha dejado Cospedal y el desastre de Madrid no hay ni que contarlo porque todos lo conocen. Seguir manteniendo políticas que representan mucho para el ideario socialista en un territorio tan importante como Andalucía es muy importante. Y también destaca la gestión cultural que es la joya particular del socialismo en esta comunidad.

- El debate sobre la prisión permanente revisable se produjo días después del asesinato de Gabriel. ¿No se plantean en ningún momento cambiar su postura?

- Nosotros esa semana pedimos a PP y Cs que bloquean todo en la Mesa del Congreso, que es un parlamento que apenas puede funcionar, que no era la semana para el debate por un respeto inmenso al dolor que tienen las familias que sufren esta tragedia y al que sentimos todos los españoles cuando vivimos una cosa como esta. Y no hay nada más responsable que pedirle que se retrasara a dos partidos que todas las semanas posponen y bloquean todas las propuestas y cualquiera es capaz de deducir por qué. Este tema lo tenemos recurrido en el Constitucional porque pensamos que este tribunal es el que cierra los debates sobre si alguna norma es acorde o no con nuestra Constitución. Es el único que fríamente y con criterio jurídico debe tener la última palabra y estamos esperando a su resolución. Creo que la postura de los socialistas en este asunto es impecable. Primero en la coyuntura de estos últimos tiempos en los que han ocurrido algunos casos terribles y uno aquí en Almería. Y segundo porque tenemos un recurso en el Constitucional y para qué vamos a abrir y cerrar debates que deben resolverse con criterio jurídico. Y tercero es que nosotros pensamos que la prisión permanente revisable que es una verdadera cadena perpetua no está recogida en la Constitución. Cuando toca el 155 y cuando tocan los derechos fundamentales y sociales y la igualdad entre hombres y mujeres. A nosotros nos gusta la Constitución y no hay que abrir debates paralelos que produzcan más dolor del que ya tienen las familias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios