Joven acusado de matar a su madre habla de un "brote esquizofrénico"

  • El detenido supuestamente la estranguló y la lanzó por el balcón de su domicilio y reconoce los hechos

El joven de 29 años acusado de asesinar a su madre en febrero de 2012 en Roquetas ha reconocido este lunes ante el jurado popular que la estranguló y la lanzó por el balcón de su domicilio, en una cuarta planta, aunque ha asegurado que lo hizo porque "escuchaba voces" desde hacía días que le decían que era un "infierno" y que "quería hacerle daño". A.A., quien se enfrenta a 18 años de cárcel por asesinato con la agravante de parentesco, ha trasladado en sala "su arrepentimiento" y ha indicado que, gracias al "tratamiento médico" que está recibiendo en el centro penitenciario de El Acebuche para el trastorno mental "de esquizofrenia paranoide" que padece, ha "podido recordar lo que hizo" en la noche del 1 de febrero de hace dos años. Así lo ha indicado a Europa Press el abogado que ejerce su defensa, Juan Carlos Vélez, quien ha solicitado al comienzo de la vista oral que se incorpore como prueba el informe que el subdirector médico de la prisión hizo a su ingreso tras ser detenido y que refleja que estaba bajo un episodio de esta enfermedad, que, según ha añadido, le fue diagnosticada cuando tenía "16 o 17 años".

Vélez ha señalado que este informe, cuyo autor va a prestar testimonio este martes ante el tribunal, contrasta con la conclusión que se apunta tras la evaluación realizada "meses después" por los forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) y que no recoge causa alguna de "inimputabilidad" en el procesado, "que nosotros sí vamos a alegar ya que solicitamos la eximente completa aunque precise después un internamiento". El letrado ha explicado que en autos se recoge que la misma noche en que se produjeron los hechos, A.A. acudió "a las 21,30 horas con su madre y la pareja de ella" al Hospital de Poniente, en El Ejido, "porque él no se estaba medicando y le notaban un poco nervioso, además de que no dormía bien".

Los facultativos que le atendieron le dieron "unas pastillas" que, según ha asegurado él en juicio y ha remarcado su abogado, "escupió dentro de la botella cuando no le veían y que, por tanto, no se tomó". El escrito de acusación del Ministerio Público recoge que A.A., de nacionalidad lituana, se encontraba en la noche del 1 de febrero de 2012 junto a su madre, de 53 años, en el interior del domicilio familiar cuando, "sin que consten los motivos de su comportamiento", comenzó a agredirla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios