La Junta de Andalucía refuerza el firme de 16 kilómetros en Lubrín

  • Se ha invertido un millón en este tramo y 800.000 euros en el de Sorbas

La delegada provincial de Obras Públicas y Transportes, Alejandra Mª Rueda Cruz, ha visitado Lubrín en compañía de su alcalde, Domingo Ramos Camacho, para supervisar obras de carretera. Aprovechando las mismas se ha mejorado el acceso del núcleo urbano al polígono residencial de EPSA y adecuado una parada de autobús.

Lubrín es un municipio de tradición emprendedora, con 1.800 habi-tantes. La mitad de ellos viven repartidos entre una veintena de pedanías, diseminadas por 140 kilómetros cuadrados en las estribaciones de Filabres. La hostelería rural y la industria local se ven favorecidas por la mejora de infraes-tructuras viarias llevada a cabo.

La Junta de Andalucía invierte 1.821.224 euros en el itinerario Sorbas-Zurgena (A-1101) reforzando el firme de 12 kilómetros en término de Sorbas, desde la N-340, y otros 16 en Lubrín, del Pilar al límite con Antas. La obra, ejecutada por la constructora Hormigones Martínez, pertenece al Plan de Conservación del 2008.

La carretera fue transferida por la Diputación Provincial con 6,3 m. de ancho medio y 8,2 en los 4 kilómetros próximos al núcleo de Lubrín. La Junta mejoró la sección antes de asfaltar, realizando con medios propios el desbroce de márgenes, formación de cunetas y bermas, e instalando las señales verticales más necesarias.

El refuerzo de firme, con 5 centímetros de espesor compactado, con-sume 25.500 toneladas de mezcla bituminosa en caliente. En los accesos a caminos existentes se utiliza la zahorra artificial y riego de imprimación con arena. También se ha limpiado las obras de fábrica (8 en total) con secciones de 0,4 a 2 metros cuadrados.

Junto al barranco de la Huertecica, el terraplén va protegido por 90 metros cúbicos de gaviones, con 3 metros de altura. El propio lecho lleva 160 metros cúbicos de escollera formada por cantos de 0,5 a 1,5 toneladas, con 3,5 m. de altura. La estructura sobre la rambla del Sacristán se protege con 65 metros de pretil.

Sobre el aglomerado asfáltico se repinta la señalización horizontal (84 km. de bordes y eje) y 90 metros de bandas sonoras con tacos en las travesías de la Mela, el Pilar y Lubrín. Cada travesía lleva también cuatro señales verticales de advertencia. Por último se renueva la barrera de seguridad en casi 8.000 metros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios