Megino carga contra las empresas de El Toyo por los proyectos incumplidos

  • El edil defiende la gestión municipal y cifra en 30 millones el coste municipal que tendría el rescate de las iniciativas sin hacer · Anuncia que el futuro centro comercial ha pedido una demora de cinco años

El centro comercial, el Polivalente, la plaza del Mar o el Campo de Golf de El Toyo son proyectos ideados dentro de un marco turístico y residencial de calidad en el levante de la capital que no han llegado a abrir sus puertas hasta ahora. Cerca de cuatro años después de que abrieran los primeros hoteles de la zona, el Ayuntamiento se encuentra en la vicisitud de tener que defenderse de las acusaciones de los sectores empresariales que resaltan la falta de resultados conseguidos.

Así lo explicó ayer el concejal de Urbanismo de la capital, Juan Megino, quien de forma tajante hizo responsable al entramado empresarial de incumplimientos que han llevado a las demoras en la puesta en marcha de servicios e infraestructuras. Como ejemplo, cerca de 30 millones que se deberían devolver a los privados si decidiera rescatar las iniciativas que no se están ejecutando en plazo.

Unos trece millones de euros irían dirigidos al centro comercial promovido por Joica y Santaella, una de las principales apuestas comerciales destinado tanto a la ciudad como al área metropolitana y que no tiene previsto abrir sus puertas en breve. De hecho, como aliciente a la opinión contraria a la gestión de la empresa privada, Megino resaltó la llegada, en el día de ayer, de una petición de demora en las obras.

Cinco años de prórroga pide la unión de empresas para realizar la obra que debería estar a mitad de ejecución en octubre de 2009.

Otros diez millones irían dirigidos a la empresa del campo de golf, de la que resalta "incumplimientos graves de sus obligaciones". No cumplió con la puesta en marcha de un club en el que se pudieran reunir los golfistas o la construcción de un hotel, que entraban en el convenio firmado.

Además, sobre la plaza del Mar, el rescate a Rifá podría suponer el pago de cerca de 7 millones de euros del convenio por la Jefatura.

Desde el Ayuntamiento sólo se ha facilitado la labor de las empresas, en virtud de las dificultades económicas que se están atravesando. "Parece que la crisis es sólo de El Toyo, el resto de la provincia y España están exentas", subraya el edil para recordar que ya el pasado año el equipo de Gobierno se planteó la posibilidad de rescatar las promociones plurifamiliares que también habían pedido un retraso en su ejecución. Hubiera costado más de 40 millones de euros, recuerda Megino, por lo que se le permitió una demora de dos años, sobre los cinco que algunas de las promotoras habían solicitado.

De esta manera, desde el equipo de Gobierno "hemos permitido fraccionar la concesión", en referencia a la gestión que Predios del Sureste pretende hacer de los servicios complementarios.

Con todo, Megino resalta que la oferta hotelera no es tan barata como la exponen, e insiste en que pese a los anuncios realizados por el empresario Miguel Rifá, "el Ayuntamiento todavía no ha visto ninguno de los proyectos".

Por otra parte, afirma que los empresarios conocían las expectativas de la zona, puesto que en Aguadulce, Playa Serena o Almerimar no se han terminado las equipaciones previstas, 25 años después de iniciarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios