Muestrario de antiguedades y artesanía a la orilla de Mojácar

  • Hasta este miércoles se celebra en el Paseo Marítimo un mercado de los años 60 y 70 cargado de color y mestizaje

"Diario de Almería será un triunfo total; costará un poquito de tiempo que llegue a situarse como el periódico más leído y vendido de la provincia; estará en todas las casas y comercios; querrán hacer alguna cosita más, pero no se precipiten porque el triunfo será cada vez mayor". Rosa de los Santos, tarotista con gabinete en Valencia y temporadas en Almería, vaticina un esplendoroso porvenir al Diario a través de las cartas que previamente el arriba firmante ha tenido que barajar. Sin trampas ni cartón. ¿Qué mejor entrada en el mercado de los 70, también de los 60 e, incluso de la época medieval, que el pasado viernes se inauguró en el Paseo Marítimo de Mojácar?.

Entre el ir y venir de centenares de curiosos visitantes, el búho real abre sus alas ¡eh, aquí estoy! y hacia él se acercan grupos de gentes atraídos por su hermosa figura. En el estand de cetrería otras aves, incluida un águila real, aguardan reposadamente que alguien desee una fotografía con ellas en su brazo. Unos puestos adelante o atrás, entre tantos como hay se pierde el norte, Gema y su familia hacen churros al momento además de exponer y ofrecer exquisitos dulces a los viandantes, muchos de los cuales no resisten la tentación.

En la zona lindante con la baranda de la playa, Esther, lorquina ella y fotógrafa, prepara la instantánea que dejará el retrato de la pareja por los tiempos de los tiempos. Dejó la digital al interesarse por las cámaras antiguas y métodos de emulsión o placas, "esta cámara es del año 1905 y la encontramos mediante internet en la India. Un fotógrafo indio tenía una colección completa y aquí la tenemos. Es el mismo sistema que utilizaban los fotógrafos minuteros". El resultado es sorprendente, la foto sabe a foto con aquél color de entonces.

Entonces las cosas se hacían a mano, artesanalmente. Entre puestos de bisutería manual, Carmen se afana en domar el mimbre, en darle la forma que ella desea. Dice Carmen que "soy nacida y engordada en Murcia. Llevo cuatro años con el mimbre, soy una novata. El titular es mi compañero que hace quince años o más que se dedica a esto. Yo estoy siguiendo los pasos para que esto no se pierda, a ver si los Ayuntamientos se ocupan de que haya talleres para aprender este oficio. Además, mientras usemos el mimbre, la hoja de palma, no utilizaremos el plástico". Unos pasos adelante, es inevitable no fijarse en la cara de Ruth artísticamente decorada por Pedro, artesano alicantino que recorre España con su artesanía Hindú, talleres de pintura, de pergaminos.

Un mercado en el que se encuentra casi de todo, en el que las parejas con niños tienen con qué entretenerlos, y en el que cualquiera puede descubrir aquello que nunca pensó encontrar. Si quiere y puede tiene ocasión de visitarlo hasta el próximo miércoles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios