La Virgen de la Cabeza vuelve a su Santuario hasta el próximo año

  • La imagen fue encontrada por un pastor en el siglo XVI en el hueco de un árbol que fue partido por un rayo

El coro de la iglesia de Benizalón canta por colombianas: "Lucero de la mañana/ que en Montahul resplandeces/ eres reina y soberana/ de esta sierra almeriense/ Mi Virgen de la cabeza/ de lo alto de la cumbre/ catorce pueblos protege", unos versos cuyo autor es el mismísimo director del coro, Amador Sánchez Molina, natural de Líjar.

La iglesia de la Virgen de Las Angustias -levantada sobre la antigua mezquita-, data del siglo XVI e impresiona la cubierta de la nave por un hermoso artesonado mudéjar. Las campanas repican a gloria en el momento que la Virgen de la Cabeza asoma por la puerta a hombros de los costaleros. Dicen los más mayores del pueblo que, cuando ellos eran jóvenes, los más mayores de entonces ya contaban la historia de cómo un pastor encontró a la Virgen de la Cabeza en el hueco de un árbol partido por un rayo. Eso sería, dicen, allá por el año de 1600, chispa más chispa menos.

Si no en lo más alto, casi, de la Sierra de los Filabres tiene la Virgen de la Cabeza su Santuario. El último domingo de abril se baja la imagen a Benizalón para las flores de mayo. En Benizalón permanece todo junio justo hasta el último domingo del mes, tal día como ayer, fecha en la que se sube de nuevo al Santuario donde permanece para recibir culto por todos los que lo deseen, hasta que en el nuevo año la vuelvan a bajar.

Se cuenta y se cree que, en el lugar donde está el Santuario había una encina que medía veintidós metros de altura. El rayo provocado por una tormenta la tumbó y, en el tronco de la encina, al final del siglo XVI, un pastor lorquino encontró la imagen de la Virgen.

Se reconstruyó la primitiva ermita. A ella acuden los catorce pueblos del entorno, a festejarla el último domingo de Abril, lo mismo que se hace en Andujar, que es el santuario matriz de todas las advocaciones de la Virgen de la Cabeza del mundo. Los pueblos de la Sierra de los Filabres se reparten el recorrido de la procesión a trechos iguales por orden de antigüedad de incorporación al Santuario.

Todos esperan, como el cura Paco, que la Virgen ayude a tener un Santuario digno con accesos asfaltados. Si la fe mueve montañas, ¿cómo no se va a poder asfaltar un camino?.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios