El alcalde 'inocente' asume hoy el poder municipal con el beneplácito vecinal

  • Esta tradición centenaria convierte las calles del pueblo en un lugar de fiesta

Vélez-Rubio acoge hoy, 28 de diciembre, una de las tradiciones más arraigadas y populares del municipio, el día de los Santos Inocentes, con la correspondiente toma de poder del 'alcalde inocente', acompañado de su 'esposa' y 'el cura de los inocentes', junto a los alguaciles encargados de las detenciones y las multas, 'los guindillas'. Un año más, el alcalde de los Inocentes arrebatará el poder al actual alcalde del Ayuntamiento, Miguel Martínez-Carlón.

Así, el día de los inocentes en Vélez-Rubio cuenta con el tradicional pasacalles del alcalde de los inocentes y sus guindillas, acompañados por la Banda de Música de la Asociación Musical Velezana. Por unas horas, el alcalde oficial cede su cetro al alcalde de los Inocentes que acompañado de la señora alcaldesa lee el pregón, en el que con ironía pasa un año más revista a todas las anécdotas políticas y sociales ocurridas en el pueblo durante estos doce meses. Por su parte, 'los guindillas', a la orden del señor 'alcalde inocente', van poniendo multas a sus ciudadanos, apresando a quien no pague y cumpla sus órdenes. Con trajes de colores vivos, la nueva comitiva municipal también visita numerosos establecimientos comerciales exigiendo pagos en metálico o en especie para evitar su cierre. Después de la lectura del pregón de los inocentes es cuando a la voz de mando del alcalde 'los guindillas' detienen a cualquier víctima inocente que, por supuesto, intentará huir. Finalmente, el preso es conducido a la cárcel donde se encuentra con una agradable sorpresa ya que los alguaciles les tienen preparado un suculento aperitivo, siempre después de pagar la correspondiente multa.

Una jornada festiva que, tras varios años celebrándose por la tarde, vuelve en esta ocasión a tener lugar por la mañana, siendo hoy a partir de las 11 la toma posesión del Ayuntamiento para continuar con un recorrido por el pueblo acompañados de la Banda de Música, en el transcurso del cual se entrará en los establecimientos abiertos al público para ponerles una 'sanción', por no tener la licencia municipal expedida por la nueva autoridad. Alrededor de las 13,00 horas desde el balcón del Ayuntamiento el alcalde hará entrega del poder al 'alcalde inocente', dando lectura después a su pregón.

El origen de esta tradición se remonta posiblemente a la época de la Reconquista, cuando los repobladores castellanos un día al año (28 de diciembre) ridiculizaban las fuerzas fácticas establecidas: alcalde, su esposa la alcaldesa, el clero representado por el cura y las fuerzas del orden público (aquí llamados guindillas). Aunque hay quien lo sitúa alrededor del siglo XVII, por otros motivos. Al no tener documentos escritos no se puede saber con mayor certeza.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios