Un barrio a oscuras

  • Las viviendas del entorno de la principal calle sufren continuos cortes eléctricos

  • Los vecinos han tenido que comprar sus propios suministros como baterías

El entorno de la Avenida Mare Nostrum es la zona más está sufriendo los cortes de luz en el barrio de El Puche. El entorno de la Avenida Mare Nostrum es la zona más está sufriendo los cortes de luz en el barrio de El Puche.

El entorno de la Avenida Mare Nostrum es la zona más está sufriendo los cortes de luz en el barrio de El Puche. / D. A.

La mayoría de los barrios periféricos de la capital sufren el mismo problema. Pagan justos por pecadores. El barrio de El Puche es un claro ejemplo, al igual que sucede en otros como Pescadería o Los Almendros. Quien paga religiosamente sus recibos tiene que lidiar con los conflictos generados de quienes no lo hacen o, peor aún, de quienes infringen las normas para no hacerlo o para desarrollar actividades ilícitas. El pasado mes de agosto, la Policía Nacional y Endesa desmantelaron medio centenar de enganches ilegales en el barrio de El Puche, muchos de ellos con el fin de formar sistemas para el cultivo de marihuana. Intervinieron 2.000 plantas y detuvieron a 15 personas. Esto ya ha pasado en La Chanca o Los Almendros, pero la pillería de los que ejecutan estas actividades no cesa y los cortes de luz se siguen produciendo en El Puche cotidianamente.

Tal es la resignación que algunos de los vecinos que se enfrentan a estas deficiencias energéticas que han tenido que suplantar los servicios que se les ofrecen haciéndose con los suyos propios mediante la compra de baterías de arranque mediante combustible. En total, más de una veintena de edificios se están viendo afectados durante los últimos días.

Los vecinos ya han interpuesto reclamaciones y han llegado incluso hasta el Defensor del Pueblo a nivel nacional, de quien esperan respuesta, y durante la semana que viene se pondrán en contacto con su homólogo andaluz. Además de con el resto de las administraciones.

Son tres zonas calientes de Almería en las que "los enganches saturan las redes de distribución, con las molestias que esto ocasiona al resto de la población que tiene sus contadores en regla y el peligro que conlleva, ya que las instalaciones de cableado realizadas (muchas de ellas de forma chapucera) pueden provocar incendios o electrocuciones a la hora de manipular las instalaciones eléctricas", puntualizaron desde la compañía Endesa a Diario de Almería.

En este sentido, y porque representa un delito en sí mismo, Endesa y la Policía Nacional colaboran desde hace tiempo para poner fin a esta realidad que ha proliferado en la capital almeriense de forma notable en los últimos años.

A comienzos de 2017, la compañía eléctrica Endesa y la Policía Nacional intensificaron su colaboración con el objetivo de detectar y poner fin a las conexiones irregulares que se habían hecho en el suministro eléctrico, un fraude que supone un grave problema para la seguridad ciudadana además de un delito contra la salud pública, teniendo en cuenta que gran cantidad de estos enganches son destinados específicamente a suministrar energía eléctrica a grandes plantaciones de marihuana, tal y como asegura tanto Endesa como las propias fuerzas y cuerpos de seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios