Los bolivianos encuentran en la agricultura una salida laboral

  • Esta comunidad, muy numerosa en el Levante almeriense, trabaja duro en los invernaderos o distintos lugares para labrarse el futuro · Aunque piensan regresar, muchos ya han tenido hijos

La comunidad boliviana está presente en la comarca del Levante almeriense, muestra de ello es el municipio de Vera en donde los residentes de este país alcanzan una cifra aproximada al centenar, no es muy alta si tenemos en cuenta que los de nacionalizada ecuatoriana o colombiana los doblan por cientos, pero es una realidad de aquellos que también salieron en busca de oportunidades en su país y eligieron nuestra provincia como destino.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) cifra en unos 2.000 los bolivianos en la comarca. Muestra de las oportunidades que han encontrado en Almería y concretamente en Vera nos la dan Limbert Pérez y José David Carrillo, dos residentes que llevan 8 y 7 años en el pueblo de Vera.

El caso de estos dos vecinos recuerda al de muchos que vinieron en busca de oportunidades y así lo hicieron ellos, dos casos que dan muestra de cómo se fragua una nueva vida sin olvidar eso sí las raíces.

En el caso de Limbert él no llegó directamente a Vera pero sí a nuestro país su primera parada fue en Vitoria y allí comenzó a trabajar en la construcción "eran años en los que había mucho trabajo en este sector y aunque yo nunca había trabajando en la construcción en mi país comencé a hacerlo aquí , me vine a la aventura pero tuve suerte y encontré trabajo en la construcción, fue una etapa en la que aprendí muchas cosas y que me han servido para sobre todo tener oportunidades en este país y tener a qué dedicarme", los inicios no son fáciles para nadie y menos cuando uno tienen que dejar su tierra y marcharse sólo "al principio me vine sólo y mi mujer vino cuando ya llevaba un año allí, dejamos al niño en Bolivia y vino a los tres años de estar ya aquí cuando nos establecimos en Vera".

Para José David la historia fue similar pero lo tuvo un poco más fácil "yo llegué directamente a Vera, tuve mucha suerte, conocí a un buen hombre que me enseñó en e l mundo de la jardinería y sobre todo me trató muy bien y me quiso mucho como jefe, aquí me enseñó en la jardinería y estuve trabajando con él durante unos tres años, luego ya empecé a trabajar en el Ayuntamiento, talamos árboles y los cortamos, la imagen de Vera depende en cierta medida del trabajo que realizamos todos los que trabajamos en este área".

El municipio de Vera ha sido acogedor con los residentes bolivianos y es que al igual que en estos dos casos ellos matizan que los compañeros han notado una gran acogida en Vera. La mayoría de ellos trabajaba en la construcción pero al igual que el caso de Limbert, con la situación que atraviesa este sector han tenido que buscar nuevas oportunidades, el mayor porcentaje de los bolivianos residente en Vera trabajan ahora en la Agricultura pero otros han decido apostar por la formación, en la actualidad Limbert realiza practicas en el Ayuntamiento tras haber terminado un Ciclo Formativo de Informática, unja muestra más de que vera es un municipio acogedor y que trata bien a sus vecinos y por igual independientemente de su país de procedencia.

Se sienten agradecidos por las oportunidades normativas que les ofrecen desde las distintas administraciones "tenemos oportunidades para formarnos con cursos en los que podemos matricularnos y gracias a los que podemos tener más oportunidades para el trabajo".

También destacan las actividades de poco que se realizan, desde la Oficina del Inmigrante del Ayuntamiento, organizan varias de ellas algunas deportivas y otras de convivencia "es una buena forma de pasar nuestros momentos de ocio", declaran. En cuanto a la añoranza siempre está ahí lo que ocurre es que piensas en "regresar a tu país, pero nuestros hijos son ya veratenses y tienen aquí toda su vida nosotros hemos formado aquí nuestras familias y tenemos nuestro circulo de amigos, la verdad es que se echa mucho de menos tierra y la familia, pero el regreso se ve muy lejano", detalló Limbert. Para José David "la verdad es que mi hija cuando le digo de regresar me dice que no que aquí están sus amigos y su vida".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios