Los colectivos sociales se 'cuelan' a través del Pleno en la política local

  • Pensionistas, protectoras de animales, asociaciones de vecinos, trabajadores de la Alcazaba, sindicatos y otros grupos toman el protagonismo A 'Stop Desahucios' le exigen el carnet

Si esta crónica la firmara Iker Jiménez, la comenzaría seguramente planteándose si lo ocurrido ayer en el Pleno de Almería es casualidad o serendipia, porque no hay precedentes iguales. De apenas público en las sesiones, el overbooking en el Salón Noble se produjo no solo por sus dimensiones físicas. La presencia de colectivos, que aprovecharon el turno de "audiencia pública" incluso para presentar mociones, superó el propio debate de los grupos políticos hasta el punto de acaparar el protagonismo. Uno de ellos fue la Plataforma Afectados por la Hipoteca en Almería, a cuyos miembros, más de la veintena, se les exigió el DNI para poder acceder al Pleno debido a la camiseta con el eslogan Stop Desahucios escogida como indumentaria colectiva.

El frío que habitualmente caracteriza al Salón Noble ayer se esfumó con la misma rapidez que los asientos del público libres. En los plenos suelen verse las mismas caras en esta parte de la barrera. Representantes de los grupos que no han podido acceder al otro lado, como UPyD o Equo, o el señor jubilado de Nueva Andalucía que va a preguntar por su tema de los bancos. Estas caras fueron fieles a la cita del lunes, pero el micrófono tuvo muchísimos más aspirantes de lo habitual: sindicatos, pensionistas, trabajadores de la Alcazaba o protectoras de animales se colaron en la política municipal a través de esta puerta plenaria, a cuyo acceso tuvo dificultades los representantes de Afectados por la Hipoteca.

Con cierta tensión en la puerta del Ayuntamiento, los agentes de la Policía Local les requirieron identificarse "por llevar una camiseta", lo que generó malestar entre los miembros de la Plataforma, quienes solicitaron una 'hoja de reclamaciones' siéndoles entregadas un documento de sugerencias y quejas, que tampoco les convenció. "En el Parlamento andaluz no hubieran podido pasar con camisetas, aquí han entrado, van a hablar y no pasa nada", contestó el alcalde, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador al portavoz de IU, Rafael Esteban, quien criticó que al resto de colectivos no se les pidió identificación alguna para acceder al Salón y exigió unas "normas de participación" que el equipo de gobierno cree innecesarias.

Los representantes de Afectados por la Hipoteca pudieron entrar y también exponer una moción. Normalmente son los partidos políticos los que formulan estas proposiciones, pero ayer fueron tres colectivos los que, por primera vez, hicieron uso de esta posibilidad de participar en la gestión política de la ciudad. Sin la presencia ya del alcalde, que abandonó la Sala, antes de las tres de la tarde, en el turno de audiencia pública, la Plataforma planteó fallos en el funcionamiento de la Oficina Hipotecaria que el Ayuntamiento tiene convenida con el Colegio de Abogados y la Diputación, instando al equipo de gobierno también a crear un parque social de viviendas de alquiler, a habilitar medidas que ayuden a las personas que no pueden pagar sus hipotecas mediante la presión a la bancos o con exenciones en las plusvalías que, según respondió el PP, está ya realizando el Consistorio.

Amparo municipal también han buscado los trabajadores de la Alcazaba y el Museo Arqueológico con la reforma de horarios prevista por la Junta al afectar "no solo a nosotros, sino también al turismo". Dos colectivos de pensionistas tomaron la palabra para exponer al Plenario las dificultades de este sector de la población. La moción presentada por CCOO y UGT anima al Ayuntamiento a solicitar al Gobierno central a retomar el Pacto de Toledo. Las tres mociones serán asumidas por IU para su debate en el próximo Pleno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios