La comarca madura la idea de ser una opción agrícola

  • Mancomunidad estudia ubicar una nave en Tíjola para sandía, judía, melón y pimiento

Hace aproximadamente un año comenzó a perfilarse un proyecto impulsado desde la Mancomunidad de Municipios del Almanzora, con la intención de paliar de alguna manera la situación de crisis que sacude a la comarca. El presidente de la institución supramunicipal Antonio Ramón Salas, inició una serie de contactos con empresas comercializadoras de frutas, verduras y hortalizas, ya que miró a su alrededor y descubrió que "aquí tenemos el agua, el clima, la tierra y muchos parados". Una frase que encierra el problema y parte de su solución. Por ello y luego de varios encuentros con alcaldes y empresarios, y de masticar la idea, el pasado jueves se llevaba a cabo una reunicón con agricultores en el Centro Cultural Fidela Campiña de Tíjola y con responsables de la empresa Agroponiente.

La lógica de la comercializadora es elemental y así lo explicaron, "hay épocas donde hay carencias de mercancías, pero igualmente se debe cumplir con los clientes. Esas mercancías si no se tienen, hay que buscarlas fuera, en Málaga, Jaén o Albacete y aquí hay un potencial productivo sin explotar". Por ello, el municipio de Tíjola presenta en principio un marco ideal para desarrollar la propuesta ya que al clima, el agua y la tierra, se suma su ubicación geográfica estratégica. La cercanía con la zona del Poniente permitiría a la empresa recoger y trasladar los productos, recorriendo menos distancia, lo que se traduce en ahorro de costes. El alcalde local Mario Padilla, desde el primer momento se sumó a la iniciativa y ha ofrecido una nave frigorífica para que pueda funcionar como punto de encuentro y almacenaje, que recepcionaría los productos para luego ser trasladados a subasta. Los productores recibirían asesoramiento técnico y profesional, y su producción tendría la venta asegurada, en función de los precios del mercado. Agroponiente se queda con una comisión que ronda el once por ciento, y los productores cobran a veinte días.

Hasta ahí el contenido de la reunión, ahora resta saber cuántos de los cincuenta agricultores que se acercaron al Fidela Campiña, se van a sumar a la iniciativa, qué superficies serán trabajadas y qué productos se pueden trabajar. En principio, y según indica la experiencia, judía, sandía, melón, pimiento italiano y calabacín, son los recomendados. Ahora, solo hace falta que la idea madure.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios