Una cultura muy ligada a los animales

  • Los cercos y chozas se suceden de manera continua en los límites de la barriada

La imagen del burro amarado en la puerta de la casa ha quedado muy lejos en el barrio de Los Almendros, aunque no por eso se ha abandonado la cercanía del pueblo gitano con los animales, que en la actualidad se han trasladado a todo el entorno del barrio, donde sí se pueden ver cobertizos en los que están las gallinas, las ovejas, cerdos y también los burros con los que aún algunos de los vecinos utilizan para su trabajo de chatarreros que les lleva a ir diariamente hasta localidades como Viator o Huércal de Almería. Para los vecinos, la única fórmula para que se eviten las chozas creadas de forma totalmente artesanal con palés y maderas, es la creación de corrales desde los público, "puesto que también se plantean huertos familiares para otros, porqué no nos lo dan a nosotros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios