Este edificio es una ruina

  • El Centro de Aguas Termales está cerrado y sobre él pesa la sombra de la demolición al estar en Zona Verde · Sirve de almacén y todavía se deben 60.000 euros al constructor

Comentarios 3

La auditoría presentada en el último pleno del Ayuntamiento de Alhama de Almería ha destapado muchas irregularidades en la gestión del anterior equipo del gobierno del socialista Francisco Guil. Una de ellas puede provocar la pérdida de un inmueble al municipio por estar construido en Zona Verde. Se trata del Centro de Aguas Termales, que ha sido edificado sobre una parcela protegida para la creación de espacios de distensión de acuerdo con la normativa urbanística vigente en la localidad.

Según han señalado varios arquitectos conocedores de las Normas Subsidiarias y del Plan General de Ordenación Urbana de Alhama, "no es descabellado que si desde la delegación de Obras Públicas de la Junta de Andalucía se da la orden de investigar la construcción del Centro de Aguas Termales, con la normativa urbanística en la mano, podría ordenar sin ningún tipo de dudas su demolición".

Lo más grave de todo es que tras invertir 395.000 euros en su construcción, de los que aún se deben 60.000 a la empresa que lo hizo, "está cerrado porque no hay nada. Iba a ser un Museo del Agua pero no tenemos contenidos ya que cuestan 300.000 euros. Ahora mismo es un almacén y no se le está dando ningún uso", lamenta el actual alcalde de la localidad, Cristóbal Rodríguez (PP).

A ello se suma que el edificio se ha construído en suelo privado y todavía no se ha realizado el pago del mismo a los propietarios. "Se iba a llevar a cabo una permuta con los dueños para cambiarle las propiedades y darle otros terrenos municipales. Ya se ha pasado por pleno pero no hay níngun documento público y la cosa esta parada", explica Rodríguez. "Lo peor es que ahora reclaman la propiedad porque no se han cumplido los acuerdos que les dijeron y prometieron y quieren que se restaure todo al estado original en el que estaban", apunta el regidor alhameño.

Tantas irreegularidades han llevado al Ayuntamiento a contactar con la Diputación Provincial para intentar regularizar su situación e impedir por un lado que se llevase, en un caso extremo, a su demolición; y por otro lado terminar de pagar los adeudos que tiene y solventar la problemátic con los dueños de los terrenos. Lo de su apertura como Museo del Agua, fin último para su construcción, tal y como está la situación, "tendrá que esperar unos cuantos años", lamenta Rodríguez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios