Los jubilados no pasan por el aro

  • Salen a la calle para anular la última reforma de las pensiones Quieren volver al Pacto de Toledo y sentencian que han asumido cargas familiares que reducen su nivel adquisitivo

La nueva reforma de las pensiones entró en vigor el pasado 1 de enero y los jubilados y ya se han cansado, no la creen justa y han salido a la calle para protestar, quieren que se restablezca el Paco de Toledo porque creen que su bienestar se ve afectado con la nueva normativa. El próximo 24 de abril, los pensionistas y jubilados presentarán a la Ministra de Empleo y Seguridad social firmas recogidas por toda España para que "rectifique".

La iniciativa comenzó ayer en Almería, los sindicatos CCOO y UGT se desplazaron hasta el Mercado Central y el de La Cañada para que la ciudadanía les apoye. Hoy estarán en Plaza Pavía y a la altura del colegio de La Salle, en la Rambla. Luis López López secretario general de Jubilados y Pensionistas de UGT: "Queremos que se regrese al Pacto de Toledo, el sitio del que nunca se debería haber salido. Porque ahí era donde realmente se negociaba nuestra situación, A la vuelta de siete años, más del 70% de los jubilados se encuentran por debajo del umbral de la pobreza. Y además tenemos que darle de comer a al familia".

Antonio Rodríguez es en la actualidad secretario general Pensionistas y Jubilados CCOO y está viviendo en sus propias carnes el drama de la crisis y los efectos que esta, junto a las nuevas medidas, está teniendo en los mayores de la provincia: "Aparte de que ya tenemos que pagar parte de las medicinas, estamos manteniendo a las familias, yo tengo a dos hijos con 34 y 37 años que están parados. Uno con hipoteca y tengo que pagársela, si no fuera por mí, el piso ya se lo hubiera llevado el banco, la corrupta banca". Antonio agrega que "este tipo de iniciativas las realizamos porque estamos obligados. Estamos indignados, es la palabra mágica, pero es así".

Están tirando de la economía familiar, son responsables de que sus hijos, ahora en paro, puedan dar de comer a sus nietos y, en muchos casos, han tenido que volver a darle alojamiento en casa. Los jubilados son, en la actualidad, un pilar fundamental en la economía española, pero más aún en la almeriense, que se ha visto condenada, como pocas provincias, a unos niveles de paro brutales, rozando el 40%. Y todo esto a pesar de que la mayoría se han visto obligados a reducir su nivel adquisitivo, pues los jubilados almerienses tienen una de las pensiones medias más bajas de España, con 672,5 euros. Almería y Córdoba son las provincias andaluzas donde el número de hogares con todos sus miembros en paro han sufrido un mayor aumento, con incremento de casi el 400% en Almería y en Córdoba de un 357%.

Los expertos explican que extrapolar esta situación al conjunto del país podría traer graves consecuencias económicas. En la actualidad, cinco de cada diez mayores prestan algún tipo de ayuda económica a los familiares que se encuentran en esta situación. Aumenta lo que gastan en alimentos, el del gas o en el electricidad y, sin embargo, ellos siguen consumiendo igual que antes o incluso menos.

En cuanto a la nueva fórmula de las pensiones, las prestaciones ya no se actualizan conforme al IPC como era habitual desde 1997, ahora, la cuantía de las pensiones se revisará siempre a comienzos de año según el nuevo Índice de Revalorización (IR) que variará en función de los ingresos y gastos del sistema de la Seguridad Social en un plazo de once años.

En ningún caso el resultado obtenido con el nuevo índice podrá dar lugar a un incremento anual de las pensiones inferior al 0,25% ni superior a la variación porcentual del índice de precios de consumo en el periodo anual anterior a diciembre del año, más el 0,50%. Es decir, ley marca un suelo de revalorización para los ejercicios malos del 0,25% y un techo para los años de bonanza del IPC más el 0,5%.

la reforma introduce el factor de sostenibilidad que tendrá en cuenta la esperanza de vida a la hora de calcular la pensión inicial que cobrarán los nuevos pensionistas. Es decir, si la esperanza de vida aumenta la pensión inicial se reducirá con el objetivo de asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

El Gobierno calcula que con estas medidas el sistema se ahorrará cerca de 33.000 millones de euros entre 2014 y 2022.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios