la ruta de los 102 | fondón

Un municipio que canta por bulerías, cuna del vino y un pasado minero

  • Fondón se ubica en un enclave privilegiado en la Alpujarra y cuenta con tres núcleos de población: Fondón, Benecid y Fuente Victoria Su festival de flamenco es todo un referente

Comentarios 1

El municipio de Fondón ocupa un lugar privilegiado al estar situado entre Sierra Nevada y la Sierra de Gádor, en la porción oriental de la Alpujarra, en el curso alto del río Andarax. Es un pueblo con una gran legado histórico y cultural en la provincia y está constituido por tres núcleos de población: Fondón, Benecid y Fuente Victoria, enclavados en terrenos de vega y sierra.

Se pueden distinguir en su término municipal una zona de montaña y una depresión conocida como Llano de Andarax. En esta depresión se asientan los tres núcleos de población que aún conservan la estructura típica de los poblados bereberes.

Es por ello que posee un interesante patrimonio histórico-artístico, destacando la Iglesia mudéjar de Fondón, además de otros edificios suntuosos y casas señoriales.

No se conocen muchos datos de su historia anteriores a la Guerra de las Alpujarras (1568-1570). Durante el periodo de Al-Andalus aquí terminaba la taha de Andarax y comenzaba la de Lúchar. El poblamiento del Llano de Andarax durante este periodo debió ser importante porque en el año 1568 Fuente Victoria contaba con 100 moriscos y 4 cristianos viejos, Fondón con 143 moriscos y 7 cristianos viejos y Benecid con 60 moriscos. Terminada la guerra, los moriscos fueron expulsados. El término municipal quedará entonces prácticamente despoblado. Se inicia la repoblación a finales de 1572 con gentes venidas de Valdepeñas de Jaén, en su mayor número, y de Salamanca. Durante todo el siglo XVII se mantendrá prácticamente la estructura agraria y el tipo de cultivo de los moriscos.

La trama urbana de los núcleos de población se mantendrá en un principio intacta como en la época morisca. La acumulación de rentas agrarias y las mineras posteriormente hará que durante los siglos XVII, XVIII y XIX se vaya transformando esa trama urbana con nuevos edificios que configurarán la estructura actual.

Tuvo importancia la explotación de minas de hierro y plomo de la Sierra de Gádor. Se conoce su actividad minera desde antiguo. A principios del siglo XIX se habla de fábricas de plomo y municiones en su término municipal.

En la actualidad se pueden hablar de las grandes posibilidades con que cuentan estas villas con el desarrollo del turismo rural explotando su paisaje y sus tradiciones tal y como señala su alcalde Francisco Álvarez que presume de "contar con un gran patrimonio histórico, unas rutas guiadas, fiestas populares como el festival flamenco que se celebra en agosto coincidiendo con el mes en el que se celebran las fiestas patronales de los tres núcleos de población o las fiestas de San Sebastián que tienen lugar el fin de semana más cercano al día 20 de enero y una amplia cartera de bares y restaurantes con gastronomía típica de la Alpujarra".

Tradiciones y eventos que permiten a esta pequeña localidad que roza los 1.000 habitantes (contaba en 2013 con 990 según el Instituto Nacional de Estadística) estar siempre presente en los calendarios culturales para los amantes del flamenco o por costumbres como los chiscos que llenan de fuego y ascuas la plaza del municipio para honrar a San Sebastián con vino y carne a la brasa para combatir el frío.

De hecho, Fondón es famoso también por contar con varias bodegas de vino que le han convertido en punto de encuentro para los enólogos.

Un popurrí de ingredientes y atractivos que enfatizan la relevancia de un municipio que mantiene su fisionomía de pueblo y sus costumbres y que apuesta por el turismo de calidad como nuevo motor económico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios