Los pequeños pueblos renacen en el verano

  • El nuevo padrón se llena en agosto de vecinos que en su día se marcharon y vuelven por vacaciones y los turistas que llegan en busca del descanso y tradiciones populares

Olor a jazmín en las calles, buen clima, niños en pandilla murmurando y riendo, familias reunidas en la puerta de su casa tomando el fresco. Éstas son las escenas y paisajes que se pueden percibir caminando por las diferentes calles de algunos municipios almerienses. Y es que son muchos los pueblos que durante estos meses observan como surge un aumento de población que hace de sus villas un lugar lleno de vida y emociones para todos los sentidos.

Paterna del río

En las magníficas faldas de Sierra Nevada buscando manantiales, rutas y maravillosos paisajes naturales se sitúa Paterna del Río, numerosas y extrañas vegetaciones y vistas se pueden contemplar en el pueblo y es que este es un ejemplo del auge de población durante el verano. El municipio nota la subida en la primera quincena de agosto, aunque hasta finales de este mes sigue existiendo turismo.

Los visitantes que recibe Paterna del Río proceden de tres focos preferentes, Cataluña, Madrid, sobretodo El Ejido y Roquetas de Mar. Igual que en otros municipios la localidad recibe visitas de familias que son naturales del pueblo, aunque son cada vez más los que se deciden a llegar hasta este lugar por los atractivos turísticos que ofrece. Paterna triplica la población en el periodo vacacional. Y durante estos días cuenta con diversas actividades pero la que más éxito cosecha es el cine al aire libre, que es disfrutado por todos los habitantes del pueblo independientemente de la edad que posea.

Nacimiento

Tejados planos, marismas con agua procedentes del río Nacimiento, magnífica gastronomía y la iglesia de San Miguel son los atractivos del pequeño municipio de Nacimiento durante el verano. Más concretamente desde la primera quincena de julio es cuando comienza a recibir el turismo y ve como aumenta considerablemente la magnitud de población, llegando incluso a triplicar el número de personas existentes en él .

La mayoría de estas personas proceden de Barcelona más concretamente de Tarrasa. Es tal el número de personas naturales de Nacimiento que viven en Tarrasa que el año pasado el alcalde de esta localidad catalana, entregó simbólicamente un censo de la población de Tarrasa a Basilisa, la alcaldesa de Nacimiento, donde había reflejadas un total de 500 personas de esta localidad que estaban empadronadas en este municipio catalán. Este dato es significativo si lo comparamos con las 467 personas que viven en la actualidad en el municipio almeriense. Durante estos meses Nacimiento pretende ofertar actividades culturales para hacer más atractivo su municipio, como es el caso de la semana cultural. Otro atractivo añadido son las fiestas patronales.

Alhabia

Entre la corriente fluvial del río Nacimiento y el Andarax, se encuentran el pequeño municipio de Alhabia. Adentrándose en sus calles árabes o caminando por la callejuela de la emblemática Farmacia, se congregan desde principios de agosto numerosos turistas que, atraídos por la tranquilidad que aporta el gorqueo de los pájaros, y el olor a jazmín de sus calles deciden pasar allí sus vacaciones estivales.

Otro de los atractivos que incluye es la Piscina Municipal o las magníficas artesanías de cerámica que en Alhabia son fabricadas. Y es que durante los meses de verano el pueblo es un reclamo turístico para muchas personas.

Padules

En la Sierra de Gador, entre viñas vegas y sendas se sitúa la localidad de Padules. En el pequeño municipio son alrededor de 400 personas las que lo visitan durante estos meses.

Esta localidad reciben el mayor número de turistas durante las dos primeras semanas de agosto y la mayoría de las personas que regresan son imaginares que durante los años treinta y cuarenta emigraron hacia Cataluña en busca de un trabajo. Por ello aprovechan este mes estival para visitar su tierra de nacimiento.

Estas personas se alojan en casa de familias o en propias que mantienen a pesar de haberse marchado en busca de un trabajo. El municipio ofrece una gran tranquilidad, paisajes naturales, y fabulosos miradores desde donde se divisan números paisajes.

Pero el Ayuntamiento consciente de la demanda turística que posee también ofrece numerosas actos culturales como es el caso de actuaciones teatrales. En la semana de las fiesta patronales el pueblo se llena de buen ambiente, ya que se crea un gran clima festivo, que hace de las delicias de todos los habitantes del municipio. Las edades de las personas que marchan a Padules a pasar sus vacaciones es variado ya que van familias enteras, parejas jóvenes, jubilados, no hay un perfil determinado, de turista para esta localidad ya que Padules ofrece actividades para todos los públicos y ofrece bienestar al alcance de todos, es decir, fusión de tranquilidad, naturaleza, y fiesta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios