"El principal reto es reducir el impacto de la estacionalidad"

  • Encarna Caparrós, delegada territorial de Turismo

La Consejería de Turismo dará a conocer en septiembre de este año el primero de los planes de choque bianuales contemplados en el Plan Estratégico contra la Estacionalidad que se aprobará el próximo 21 de abril. El objetivo es reducir a un ritmo del 5% anual la cuota de camas cerradas durante la temporada baja, una pretensión que pasa por la mayor promoción en mercados nórdico (enero, febrero y noviembre), francés (abril y mayo), alemán y británico (principios y final de año), por potenciar la oferta del turismo de cruceros, congresos, cultural, naturaleza e idiomático, sin perder de vista las "minivacaciones" de los españoles.

Encarna Caparrós, delegada territorial de Turismo, entiende que "la lucha a lucha contra la estacionalidad es el principal reto, el problema más importante y al mismo tiempo más difícil de afrontar". Desde que accedió al departamento ha tenido entre ceja y ceja reducir su impacto en el sector hotelero y se encontró el pasado mes con una estadística contundente, nada menos que un 75% de las plazas turísticas almerienses cerradas en el parón invernal. De ahí que reclame la colaboración de todas las administraciones y agentes sociales y económicos para poner en marcha medidas encaminadas a la creación, mantenimiento y cualificación del empleo turístico durante todo el año. Otro de los retos que plantean desde la Consejería es la optimización del uso de los recursos y de la infraestructura existente (contribuir al aumento de la rentabilidad de las empresas turísticas ampliando el periodo de actividad), hacer más atractivo el destino Andalucía (mejorar la satisfacción de nuestros visitantes durante todo el año ofreciendo calidad y variedad de productos turísticos) y enfocar y abordar los retos desde la perspectiva de la sostenibilidad integral. Pese a los datos positivos del último año, la delegada asegura que "no podemos estar satisfechos, el camino hacia un turismo sostenible es tarea de todos". Es más, reitera que la falta de vuelos es una asignatura pendiente del destino que condiciona los flujos tanto en la temporada de más visitantes como en los meses más castigados por la estacionalidad. El documento que se aprobará la próxima semana también recoge propuestas dirigidas a otras administraciones públicas, como bonificaciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a las empresas que mantengan sus establecimientos abiertos todo el año, medidas que ya han implantado los ayuntamientos de Marbella y Almería y posiblemente lo hagan también el de Roquetas y otros del Levante. La Diputación de Málaga también contempla un incentivo fiscal bonificando hasta el 50% del tramo municipal del Impuesto de Actividades Económicas (IAE). "En la convocatoria anual de subvenciones a pymes turísticas, uno de los criterios de valoración de los proyectos es aquellos que den mayor estabilidad al mercado laboral, favoreciendo el mantenimiento y la creación de empleo de calidad durante todo el año", asegura la delegada territorial.

En el proyecto de nuevo decreto regulador de establecimientos hoteleros se incorporan como elementos de valoración fundamentales para la obtención de la categoría la apertura del establecimiento durante todo el año o la aplicación de medidas para reducir la estacionalidad. También se primará en las tareas de promoción turística a estas empresas y se bonificará su asistencia a ferias nacionales o internacionales. La administración andaluza tiene claro que que el empresario que "apueste y arriesgue" será tratado "de manera especial". En este sentido, el consejero Rafael Rodríguez afirmó hace unos días que "nos merecen más respeto los que no se resignan a cerrar, los que buscan clientes, son proactivos y abren con un 30% de ocupación porque con eso sólo cubren gastos y no cierran porque saben que en eso les va la calidad, estos empresarios son los que hacen grande el destino turístico de Andalucía".

Con el objetivo de que la estacionalidad no sea mayor al 15% en 2020, una media regional que sufrirá considerables variaciones entre provincias, la administración andaluza quiere potenciar la promoción y captación de clientes en mercados menos estacionales como el Reino Unido, Alemania y países nórdicos y mercados emergentes como el asiático y Rusia, así como mejorar la promoción y explotación en segmentos turísticos como el monumental, gastronómico, patrimonial, de golf y de congresos que se ven menos afectados por la estacionalidad. En este sentido, el presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Miguel Sánchez, apuntó hace unos días que no es partidario de bajar precios porque supone una merma de la calidad del servicio y apostó por la diversificación del destino. "Hay que hacer planes culturales, de ocio y deportes para ilusionar y convencer a la bolsa de viajeros para que vengan a Andalucía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios