Los trabajadores se resisten al cierre de la residencia

  • Los sindicatos convocaron ayer una manifestación para protestar contra el realojamiento de los 22 ancianos y el despido de los 21 trabajadores del centro

Continúa la polémica en Huércal de Almería por el cierre de la residencia de mayores José Guirado, tras la decisión tomada la semana pasada en la sesión plenaria en la que se aprobó la propuesta para cerrar el centro, lo que suponía el despido de 21 trabajadores y el realojamiento de 22 ancianos. Los sindicatos (CCOO y UGT) y trabajadores se manifestaron ayer para protestar contra esta medida. Unas 60 personas se concentraron a las puertas del Ayuntamiento y recorrieron durante varias horas la calle Real. "Queremos soluciones, no indemnizaciones", "los echan de su casa" fueron algunos de los cánticos que más se escucharon.

Los trabajadores del centro aseguran que los ancianos están muy afligidos ante el cierre. Según Fina Rodríguez, presidenta del Comité de Empresa en el Ayuntamiento por parte de CCOO, asegura que "hay un anciano que se está muriendo y se ha negado a comer y que este señor ha comentado que de su pueblo no lo echan ni a patás".

El Almería accedió a la residencia para hablar con los mayores y representantes del centro. El director de la residencia, Manuel González, reconocía el déficit existente, pero "en más sitios hay y además el déficit se ha producido durante cuatro años y parece que ahora surge el problema".

El director de José Guirado aseguró que "los ancianos no están nada contentos, lo están viviendo con resignación". SegúnRodríguez, "a estas edades un cambio resulta traumático". Los mayores confirmaron las palabras del director y se mostraban preocupados ante "el futuro incierto que nos espera". Ya se conocen los destinos de los ancianos. En el centro del Zapillo se realojarán 4, en Diputación 10, 2 en la residencia de Adra, 3 en la Purísima y 2 en El Ejido.

Los sindicatos aseguraban que que continuarán con las convocatorias de protesta, que se celebrarán cada viernes a las puertas del Consistorio. Las organizaciones sindicales se quejaban de que algunos ancianos tienen destinos muy lejanos en lugares como Adra y El Ejido.

El alcalde de Huércal, Juan Ibáñez, aseguró "que estos destinos se deben a petición propia de los mayores". Asimismo, el máximo edil aseguró que "llega un punto en que la situación económica no es lo que fue y no vamos a permitir meter al Ayuntamiento en un pozo". Ibáñez reconoció, de nuevo, que "seguramente se equivocaron al gestionarlo al inicio", y manifestó que entiende la postura de los trabajadores, pero "este cierre no se debe que nos agrade más o menos, sino a una situación económica".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios