Uno de cada cinco universitarios dice consumir hachís de forma habitual

  • Un tercio de los estudiantes del campus confiesa que toma alcohol de manera abusiva · Sólo un 35% del más de medio millar objeto de un estudio asegura que no es usuario de ningún tipo de drogas

Más del 20% de los estudiantes de la Universidad de Almería confiesa ser consumidor habitual de cannabis (al menos una vez por semana) y un tercio de los mismos dice que sobrepasa los niveles aceptables de ingestión de alcohol. Se trata de las principales conclusiones de un estudio realizado por dos profesoras de la facultad de Psicología del campus de La Cañada sobre 575 jóvenes que cursan sus estudios en la UAL.

La presentación del día sin alcohol que se celebrará hoy, fue aprovechada para la presentación de las principales conclusiones del estudio que asegura que únicamente el 35% de los universitarios asegura que no consume ningún tipo de sustancias estupefacientes. Además, se ha establecido la variable del sexo para asegurar que, no sólo las mujeres tienen porcentajes más bajos en los consumos de cannabis y alcohol, si no que también son más conscientes del peligro que supone la ingestión de los mismos.

El delegado provincial de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social, Luis López, aseguró que el consumo abusivo de alcohol está "descendiendo, aunque de una manera muy ligera y también se está elevando la edad media de inicio a dicho consumo, con lo cual son dos datos positivos". El responsable de la Junta señaló a la ingestión de alcohol como responsable de "la mayoría de los delitos relacionados con el tráfico, de violencia de género y de accidentes laborales".

El presidente de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Almería (ARA), Rafael Díaz, puso el acento en la gravedad de los resultados de dicho estudio que indican que "un alto índice de estudiantes de la UAL, si no son alcohólicos, van camino de ello".

Las dos profesoras responsables del estudio se mostraron orgullosas del universo de 575 estudiantes "de todas las facultades de la UAL", con lo que "los resultados que se han llegado son lo suficientemente significativos como para establecer patrones de consumo ". Pese a que en todo momento se trató de no alarmar en exceso y de puntualizar que no parece que dichos consumos (tanto de alcohol como de cannabis) hayan alcanzado los límites de riesgo, sí se trata de colectivos que pueden llegar a ser vulnerables de padecer enfermedades como "depresión, esquizofrenia y alucinaciones". Asimismo, se trata de un colectivo que presenta mayores problemas de conducta y de respuesta a impulsos motores , significativamente diferentes que los no consumidores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios