Las últimas lluvias aportan a los embalses el 20% de su capacidad

  • Son más de 2.000 hectómetros cúbicos y se llega a duplicar lo almacenado hace sólo un año · Carreteras cortadas e inundaciones castigan la provincia de Cádiz

Las intensas precipitaciones registradas en Andalucía en los últimos diez días han dejado 2.003 hectómetros cúbicos en los pantanos, un volumen que equivale al 20% de toda su capacidad, según los datos facilitados ayer por la Agencia Andaluza del Agua. Los embalses andaluces, en los que continúan entrando volúmenes importantes de lluvia y de las escorrentías, almacenan ya 5.914,8 hectómetros cúbicos, el 56,32% de su capacidad, un nivel que casi duplica el que tenían el año pasado por estas fechas, cuando se encontraban sólo al 35,11% de su capacidad.

Pero si estos pueden ser los beneficios del temporal -algunos pantanos ayer evacuaban agua-, este tiene su contrapartida con los daños que conlleva por el corte de carreteras, el desbordamiento del río Guadalete en Jerez (Cádiz) y los problemas para reparar una tubería que suministra agua a cuatro pueblos de Jaén que están sin abastecimiento desde hace seis días.

La intensidad de las lluvias registradas ha dejado marcas pluviométricas históricas, como el caso de Grazalema, en la serranía de Cádiz, donde se han recogido 709,5 litros por metro cuadrado desde el 21 de diciembre hasta el domingo. Aunque esta zona está considerada la de mayor pluviosidad de España, las lluvias están siendo especialmente intensas en el actual año meteorológico -comienza el 1 de septiembre- pues desde esa fecha se han acumulado en esta serranía gaditana 1.236 litros por metro cuadrado, un 60% más que la media histórica en dicho periodo.

Además, en Algeciras se recogieron 400 litros por metro cuadrado, en Torremolinos 322; en Marbella, 308; en Granada capital 248,5; y en Almería, la provincia con menor pluviometría, desde la pasada semana se han contabilizado 415 litros por metro cuadrado en Laujar, en la falda sureste de Sierra Nevada; 187 en La Mojonera o 93 litros en la propia capital.

Precisamente el desbordamiento del río Guadalete, a su paso por Jerez, aconsejó el pasado domingo el desalojo de cinco núcleos rurales, después de que el agua entrara en al menos 26 viviendas de Las Pachecas, La Greduela y El Portal. A pesar de que ayer seguía desbordado a primeras horas del día, el río disminuyó su caudal treinta centímetros, por lo que no se volvieron a aconsejar nuevos desalojos.

La provincia de Cádiz ha sido de la que más ha sufrido los efectos de la lluvia ya que las intensas precipitaciones acumuladas desde hace más de una semana mantienen cortadas once carreteras, de las cuales cinco pertenecen al término municipal de Jerez de la Frontera.

Además de las vías que se han cortado en Cádiz se ha impedido el tráfico rodado en numerosas carreteras andaluzas, una de ellas de perteneciente a la red nacional de carreteras nacionales: la N-323A, en Campotéjar (Granada). En la provincia granadina dos viviendas fueron ayer desalojadas al derrumbarse parte de un cerro en Belerda de Guadix -al parecer a causa de las intensas lluvias, aunque no ha resultado nadie herido-.

En Jaén, unos 18.000 vecinos de cuatro localidades continúan sin agua desde que el día 25 de este mes el desbordamiento de un río rompiera una tubería desde el pantano de El Rumblar hasta los depósitos municipales. La Sociedad Mixta del Agua de Jaén (Somajasa) prevé que hoy se restablezca el abastecimiento.

A estos problemas ocasionados por el temporal hay que sumar el daño causado a dos tendidos eléctricos de transporte de alta tensión -que unen las subestaciones Don Rodrigo y Cartuja, y la del Pinar del Rey y Cartuja, ambas en Cádiz- y que ya han sido reparados.

Sin embargo los efectos de las intensas lluvias no sólo han afectado a las infraestructuras de la comunidad, ya que según el sindicato UGT la recolección de la aceituna se está complicando a causa del temporal, lo que supondrá que muchos temporeros tengan dificultades para llegar al mínimo de 35 jornales para poder cobrar el subsidio agrario. Los daños también se trasladan a la fresa, el presidente de Freshuelva y del Fresón de Palos, Alberto Garrocho, estimó ayer las pérdidas en un 40% de las primeras frutas de fresa y de un 50% de frambuesa en el principio de la campaña.

Por su parte, el patrón mayor de la cofradía de pescadores de Isla Cristina, Mariano García, lamentó que el parón en la producción por culpa de la lluvia y el viento que afecta al Golfo de Cádiz ha llegado "en un momento en que la pesca tiene un valor añadido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios