El Barça sufre al ralentí

  • Los azulgranas hicieron lo justo para doblegar a un Betis que a punto estuvo de empatar Figueras marcó en propia puerta el segundo gol

Con poco fútbol, la cabeza en otro sitio y mucha espesura, el Barcelona solventó (3-1) con sufrimiento su partido ante el Betis, que dominó durante buena parte de la segunda mitad pero cayó por un excesivo resultado si se tienen en cuenta los méritos de los azulgranas.

Anotó Messi dos goles, el primero de penalti, pero el argentino no estuvo nada lúcido. El protagonismo negativo fue para Jordi Figueras, que cometió un penalti sobre Alexis y marcó en propia puerta el segundo tanto.

Al Barça se le vio con ganas de que el choque acabara antes de empezar y cumplió el trámite de sumar los tres puntos para mantenerse a la estela del Atlético de Madrid. Los azulgranas jugaron poco, no dieron nunca la sensación de tener controlada la situación y sufrieron en exceso ante los béticos, quienes pusieron en muchos apuros a los locales.

La explosividad de Alexis, la clase de Busquets y un penalti transformado por Messi. Eso fue el Barça en el primer tiempo, en un encuentro de ida y vuelta, jugado al ralentí y en el que el equipo de Gerardo Martino parecía tener la cabeza en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones, que disputará el miércoles frente al Atlético en el Vicente Calderón.

Fue Alexis el que revolucionó el choque por la derecha. En el primer cuarto de hora protagonizó una gran jugada, en la que regateó a cuatro rivales hasta que Figueras no acertó a despejar y derribó al chileno.

En un duelo con el freno de mano puesto, el Barcelona, mejoró un poco sus prestaciones según transcurrían los minutos, pero sin esforzarse demasiado. Busquets volvió a ser el escudero perfecto para Xavi e Iniesta, y también el salvavidas para Bartra y Mascherano, que repitieron como centrales.

Poco a poco, el Betis fue creyendo en sus posibilidades. Un tímido remate de Cedrick fue el primer aviso, aunque más cerca del gol estuvo el Barça en un pase de la muerte de Adriano que no encontró rematador. Después llegó el bajón local, pues entre el minuto 15 y el 40 los de Martino no remataron a puerta. Y cuando lo hizo Messi, el balón pasó cerca del palo derecho de la portería defendida por Adán.

En el segundo tiempo, el Betis dio un paso hacia adelante. El partido seguía sin dueño. Xavi, en un lanzamiento de falta al travesaño, avisó, pero Calderón hizo un doble cambio para poner en juego a su mejor pareja de delanteros, Jorge Molina y Rubén Castro. N'Diaye cercó la meta de Pinto con un remate que se marchó fuera por poco, aunque en la siguiente acción se escenificó la mala suerte bética: El 2-0 llegó tras un disparo en propia puerta de Figueras.

Dos minutos después, Rubén Castro aprovechó un desbarajuste defensivo de los azulgranas para anotar el 2-1, lo que a su vez provocó que el murmullo del Camp Nou fuera en aumento.

Sin fútbol, el Barça cruzó los dedos cuando N'Diaye no concretó dentro del área pequeña el que pudo ser el 2-2 en el minuto 84. En la siguiente jugada, Neymar, que había salido unos minutos antes, forzó un nuevo penalti: Su centro dio en una mano de Juanfran. La pena máxima la tiró Messi, que falló para después remachar el despeje de Adán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios