baloncesto liga endesa

Luces y, por fin, mucha acción

Luces y, por fin, mucha acción Luces y, por fin, mucha acción

Luces y, por fin, mucha acción

La Liga Endesa 2017-2018 ya está a la vuelta de la esquina. Arrancará el viernes con el morbo de ver a Hanga vestido de azulgrana enfrentándose a su ex equipo, el Baskonia, y será el inicio de 34 jornadas por delante en las que el Valencia Básket tratará de hacer la mayor y reeditar un título ganado a pulso la pasada campaña.

La sede de la empresa patrocinadora y que da nombre a la liga volvió a acoger la puesta de largo del baloncesto nacional. Muchas personas que este verano han discutido por el modelo de la Liga se dieron cita en Madrid, desde el presidente de la ACB, Francisco Roca, al director de comunicación de la compañía Alberto Fernández Torres, que también se las vieron para acabar, "felizmente", renovando por cuatro años más el acuerdo de patrocinio. Ya van seis temporadas y el camino juntos durará, al menos, hasta 2021. "Es una apuesta que empezamos hace seis años y nos felicitamos de estar este tiempo y cuatro años más. Nuestras previsiones se han cumplido sobradamente, porque el baloncesto nos da mucho y la gente asocia el baloncesto a Endesa. Siempre quisimos continuar, aunque la negociación con la ACB fue dura y larga. Nos quedamos con que al final llegamos a un buen acuerdo para todos", señaló el directivo.

Pero había muchos más actores. Los protagonistas principales, los jugadores. Nedovic (Unicaja) y Saúl Blanco (Betis Energía Plus) representaban a los dos equipos andaluces en liza en la competición. Pero en el escenario había hombres de varias generaciones empezando por los homenajeados Navarro, Mumbrú y Felipe Reyes, que cumplirán su vigésima temporada en la Liga, a debutantes como Sebas Saiz y jovenzuelos como Sergi García, que tiene casi los mismos años que lleva el trío de veteranos jugando al máximo nivel.

Jorge Garbajosa, presidente de la FEB, fue también espectador junto a un ex compañero de profesión como Alfonso Reyes (presidente de la ABP) de los chascarrillos de los conductores del acto, el presentador Luis Larrodera y la cantante Soraya. Todo son buenas intenciones de inicio. También lo fueron las palabras de José Ramón Lete, secretario de Estado para el Deporte, que lanzó un mensaje para navegantes sobre la polémica que vive el baloncesto nacional, necesitado de un gran pacto: "Han sido semanas intensas en las canchas y en los despachos, donde ahora hay que estar a la altura de los éxitos logrados este verano en las pistas. Espero que todos seamos valientes, porque juntos seremos más fuertes".

También hablaron los jugadores. Sastre, actual campeón de la ACB, afirmó que el listón "está muy alto y será complicado mejorar el año 2017, pero trabajaremos para ello", afirmó el mallorquín, consciente de que los rivales se han reforzado bien. Uno de ellos será el Unicaja de Nedovic, que tiene "retos muy altos a nivel personal y colectivos en un año que será duro con la Euroliga". Saúl Blanco confía en que "tras un verano convulso el equipo se asiente en la zona media de la Liga Endesa" de nuevo y rivalizó con Nacho Llovet en cuestión de himnos. En unas semanas se verán las caras para seguir con el debate.

Tras el acto, entre bambalinas hubo mucho más movimiento con los dirigentes de los clubes celebrando una asamblea en la que debían poner, o no, las bases del futuro de la competición. Pero ahí se apagaron los focos en Endesa, que un año más encendió la luz del baloncesto en la puesta de largo de la ACB.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios