Preocupación por las condiciones del césped oscense

El Alcoraz amaneció nevado. El Alcoraz amaneció nevado.

El Alcoraz amaneció nevado.

El nuevo frente frío que hiela la Península Ibérica, que ha provocado hasta que en Almería llueva, va a repercutir en la jornada de fútbol de este fin de semana. Sobre todo, a los equipos que tengan que desplazarse y jugar en el norte de España. Es el caso de los rojiblancos, que tendrán que batirse el cobre en un Alcoraz que esta semana ha amanecido completamente nevado varias mañanas. Tan sorprendente y bonitas eran las fotos, que los propios jugadores del Huesca colgaron en las redes sociales algunas de los entrenamientos entre nieve.

Una de las preguntas de la rueda de prensa que le formularon a Lucas Alcaraz es si influirá estas gélidas temperaturas en el choque de mañana domingo. "Es una semana en la que el tiempo es bastante desapacible, con mucha lluvia y nieve. Evidentemente puede afectar al terreno de juego. No sabemos cómo está, no tenemos información clara del estado del césped", reconocía el granadino, que entrenó ayer en el estadio bajo la lluvia y hoy prefirió proteger a sus hombres del frío para evitar resfriados, en la sesión de recuperación.

Lo cierto es que el Almería se va a encontrar con mucho, mucho frío en Huesca, pero no les va a nevar. Eso sí, la temperatura no sobrepasará los 15 grados centígrados y a la hora del encuentro el termómetro rozará los 5º, además de que caerá agua. De esta forma, puede que la nieve no se funda, o lo que es más peligroso, que se convierta en hielo y el césped del Alcoraz resbale.

Curiosamente, el balón será blanco, a no ser que la LFP admita un cambio, pues el amarillo se guarda al finalizar enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios