ud almería

Rival de buenos recuerdos

  • El Reus fue el convidado de piedra de la pasada salvación

  • Suma la mitad de puntos fuera de casa

Morcillo y Motta celebran el 1-0 ante el Reus. Morcillo y Motta celebran el 1-0 ante el Reus.

Morcillo y Motta celebran el 1-0 ante el Reus. / javier alonso

El Reus forma parte de la historia más reciente de la Unión Deportiva Almería. No está en las páginas de oro de su libro biográfico, sino más bien en esos apéndices que mejor pasan desapercibidos porque su primer enfrentamiento oficial se produjo en una de las temporadas más nefastas del conjunto rojiblanco. Hay que echar la vista atrás tan sólo cuatro meses para recordar la primera (y última hasta el domingo) visita del conjunto tarraconense al Estadio de los Juegos Mediterráneos, fue el pasado mes de junio, en la jornada definitiva del Campeonato Nacional de la Liga 1,2,3.

La hizo con la salvación ya bajo el brazo y con el Almería jugándose la vida. El Reus había completado una magnífica campaña, mientras que a los rojiblancos les separaba una victoria de otra agónica salvación. Por suerte para el equipo entrenado por Ramis, que es de Tarragona, principal rival deportivo del Reus, el conjunto catalán no puso muchas ganas en aquel encuentro y el Almería iba a ganar 1-0. Fue con un testarazo de Morcillo en la primera parte después de una genialidad de Pozo junto a la banda.

Con los pertinentes cambios de plantilla, las cosas han variado más para el Almería que para su rival de este domingo. Rojiblancos y rojinegros marchan en mitad de la tabla empatados a doce puntos, tres por encima de los puestos de descenso. Además, ambos equipos llegan con varias bajas importantes en los onces iniciales que pondrán en liza sobre el césped mediterráneo.

En lo referente a números, los catalanes son los reyes del empate al haber igualado en seis de los diez partidos del campeonato, sólo han perdido dos encuentros en la Liga, y uno de ellos ha sido a domicilio, concretamente en Oviedo, donde cayeron 3-0. El Reus vuelve a ser un rival al que es muy complicado superarle, y aunque le cuesta hacer goles, también encaja muy pocos.

En las cinco confrontaciones que ha disputado como visitante ha conseguido un triunfo, en el campo del Sevilla Atlético, tres empates en Lugo, Lorca y Huesca, y la derrota en el Nuevo Tartiere. El balance, fuera de su estadio, es de tres goles a favor bien rentabilizados para sumar la mitad de los puntos que lleva (12), y sólo cinco en contra.

De esta manera, los de Ramis van a tener un encuentro mucho más complicado que la temporada pasada y los puntos van a estar muy caros. Los rojiblancos van a tener que mostrar su mejor versión para reencontrarse con una victoria necesaria por temas clasificatorios y por darle una alegría a una afición que vuelve a tener los mismos miedos que el pasado 10 de junio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios