Los Santos ya están en Abla tras una Traída respetada por la lluvia

  • Los abulenses se volcaron un año más con la famosa Traída de los Santos que abandonan su ermita para bajar a la villa en una solemne procesión en la que primero chispeó, pero después discurrió con normalidad

El viernes amaneció lluvioso. Los vecinos miraban al cielo conforme pasaban las horas. Todos deseaban que el cielo diera una tregua y les permitierá poder traer hasta el pueblo a los patronos y poder celebrar la Traída de los Santos Mártires Apolo, Isacio y Crotato. Llegadas las seis y media de la tarde, los Hermanos Mayores de la Hermandad de los Santos Mártires, sacerdotes, autoridades, vecinos y visitantes, al compás de la Banda de la Tambores y Cornetas desafiaron al tiempo y tomaron camino hacia la Ermita de los Santos Mártires. El recorrido, con paso firme, se hizo mirando al cielo. El tiempo respetó la marcha y los peregrinos llegaron sin mojarse a la ermita.

Ya dentro de la ermita comenzó a llover levemente. Se pensó en suspender la procesión, pero al final se decidió llevar hasta la villa a los santos patronos, aunque fuera bajo plástico. Se taparon los tronos que salieron a la puerta de la ermita, situada en las cercanías del casco urbano del pueblo y en la que permanecen los santos durante todo el año.

Un estruendo de cohetes anunciaba que los santos ya estaban en la puerta de la ermita y que daba comienzo una procesión con una estampa poco habitual, los tronos que portan a San Segundo, y a los Santos Mártires: Apolo, Isacio y Crotato, sin olvidar el que lleva a la Virgen del Buen Suceso, iban tapados, pues estaba chispeando.

La leve lluvia acompañó a los feligreses durante parte del camino, pero al final el tiempo quiso dar una tregua a los abulenses y escapó. Por la Cruz de San Juan se decidió destapar los tronos que portan a los Santos Mártires. La procesión continúa hacia el pueblo. Antes hay una parada obligada que permitirá a los abulenses disfrutar del castillo de fuegos artificiales.

El cielo comienza a llenarse de luz y color. Comienza el castillo de fuegos artificiales que se contempla desde el puente la Rambla. La banda de música toca Recuerdo de los Santos Mártires. Este es el himno que los abulenses dedican a sus patronos.

Un himno cuya letra comienza y concluye así: "Llamas de amor con incedios guerreros, ¿qué más quereis invencibles Santos alumbra la Fe de los que confían en tí. Si ya militais junto al mismo Dios?... Que Dios inflame nuestro corazón soñando amores, mostrando la cruz, vuestra sangre, que regó las calles de Abla. Pulsaron felices su palma de luz, florezca el amor."

Concluido el castillo continúa la marcha con la vista ya puesta en alcanzar la Iglesia Parroquial. Una vez allí, comenzó un nuevo espectáculo pirotécnico, que como es costumbre se lanzó desde la placeta. Este castillo de fuegos, lanzado por la pirotécnica María de las Angustias de Guadix, pone fin a la tradicional procesión de la Traída.

Con los patronos ya en el iglesia del pueblo, donde permanecerán hasta su traslado a su ermita durante las Fiestas de Agosto, comienzan de manera oficial las fiestas patronales de Abla. Tres días de diversión que llegan a su final esta noche, aunque para el próximo fin de semana hay varias actividades programadas. Entre ellas, el concurso de vinos y el concurso gastronómico.

Antes de poner fin a estas fiestas, que este año se han tenido que retrasar 10 días, pues la Semana Santa ha coincidido en el tiempo, los abulenses habrán bailado en sus verbenas, muy conocidas en la comarca por la calidad de las orquestas y la alta participación de vecinos. También habrán disfrutado de los clásicos convites, ratos de encuentro y convivencia en los que el disfrute está garantizado no sólo para los abulenses, sino para todos aquellos que quieran vivir con este pueblo hospitalario sus fiestas en honor a los Santos Mártires.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios